Crece el temor ante la situación política en Italia

El presidente de Italia ha encargado a Carlo Cottarelli, ex directivo del FMI, la tarea de formar Gobierno tras el intento frustrado de los partidos populistas de nombrar un primer ministro.

Expansión

El presidente de Italia, Sergio Mattarella, encargó ayer a Carlo Cottarelli, ex directivo del FMI, la tarea de formar gobierno tras el intento frustrado de los partidos populistas de nombrar un primer ministro para la tercera economía de la eurozona.

Mattarella reclamó a Cottarelli que busque un Ejecutivo de tecnócratas para acabar con la incertidumbre política y la crisis constitucional que ha provocado ventas masivas en los mercados italianos de renta fija y variable.

Cottarelli aceptó el encargo y se comprometió a crear cuanto antes una lista con los futuros ministros, tratando de enviar un mensaje de tranquilidad a los mercados.

“La economía italiana sigue creciendo y las finanzas públicas están bajo control”, afirmó Cottarelli antes de hacer alusión a la política europea, la causa de confrontación entre Mattarella y los partidos populistas. “El diálogo con la UE para defender nuestros intereses es fundamental, pero tiene que ser un diálogo constructivo”, puntualizó Cotarelli.

Estas declaraciones, sin embargo, no lograron llegar a la comunidad inversora, más pendiente del enfrentamiento entre los populistas y la clase política tradicional. La rentabilidad de la deuda pública italiana se disparó a niveles no vistos desde la crisis de la eurozona, y las ventas de bonos italianos se dispararon.

El nombramiento de Cottarelli llega tras el fracaso de los planes de coalición entre el partido antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la Liga Norte, las dos formaciones ganadoras de las elecciones que se celebraron en Italia a principios de marzo.

La alianza entre los dos partidos fracasó en el último momento, después de que Mattarella bloqueara su propuesta de nombrar ministro de Economía a Paolo Savona, un economista euroescéptico.

La decisión del presidente de la República obtuvo los elogios del presidente galo, Emmanuel Macron, que alabó su “valentía y el espíritu de responsabilidad” para preervar la estabilidad democrática e institucional de su país.

Sin embargo, el alivio de los gobiernos europeos al evitar la formación de un Gobierno populista en Roma se vio eclipsado por las dudas de que la decisión de Mattarella pudiera provocar protestas de los partidos antisistema en Italia y el resto de países.

Sin ir más lejos, el Frente Nacional francés calificó la decisión del presidente italiano de un “golpe perpetrado por Bruselas, los mercados y Alemania”.

Aunque Mattarella tiene la potestad constitucional de aprobar o rechazar las distintas candidaturas, su decisión ha sido objeto de un duro ataque de las dos formaciones que ganaron las elecciones, ya que la consideran una traición al deseo del pueblo italiano.

Y todo apunta a que la duración del nuevo Ejecutivo será muy corta. Cottarelli declaró que espera contar con el respaldo del Parlamento para un mandato que durará hasta finales de año, de cara a que se puedan elaborar los presupuestos para el año que viene.

Tanto el Movimiento Cinco Estrellas como la Liga ya han adelantado que se opondrán a cualquier solución tecnócrata, de lo que desprende que Cottarelli difícilmente ganará un voto de confianza.

En ese caso, Cottarelli ya ha adelantado que su Gobierno seguirá operativo hasta que se celebren nuevas elecciones, que podrían tener lugar en agosto.

Ayer lunes, los líderes populistas aumentaron sus críticas a Mattarella por no conseguir llevar a buen puerto el Gobierno propuesto por ellos. “He leído y releído la Constitución y no hay ningún artículo que prohíba cambiar la normativa de la UE”, manifestó Matteo Salvini, el líder de la Liga en una entrevista en la que reconoció que “nadie se había planteado salirse del euro”.

Mattarella adoptó la decisión de bloquear a Savona porque, en su opinión, su nombramiento pondría en peligro los lazos de Italia con la UE, desencadenando más ventas de activos italianos en los mercados globales.

“El presidente de la República ha salido en defensa de su país, la Constitución y los intereses nacionales”, explicó Maurizio Martina, líder del Partido Demócrata de centro-izquierda. “Con su irresponsabilidad, la Liga y el M5E han llevado a Italia al borde de una crisis sin precedentes”, añadió en un tuit.

El colapso de la alianza de los dos partidos vencedores frenó en seco el ascenso meteórico de Giuseppe Conte, un abogado poco conocido, a la cúspide de la política italiana. Conte, elegido por las dos formaciones para convertirse en primer ministro, se postuló como “el abogado defensor de los italianos”.

Mientras, la Liga ha ido ganando fuerza en los sondeos, lo que hace pensar que en los próximos comicios obtendrá un resultado mucho mejor al de marzo.

TEMAS


Elecciones Italia - Italia - Elecciones legislativas 2018 - Elecciones presidenciales