Crisis de 2008 manchó desempeño de Zoellick

Reuters

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Desde el domingo Robert Zoellick dejó de ser el presidente del Banco Mundial.

Tras cinco años liderando una de las instituciones económica más importante del mundo, se marcha dejando resultados positivos en capitalización y generosos prestamos a su favor, pero contrario a esto, su trabajo durante la crisis mundial ha sido blanco de críticas, en especial por el escaso apoyo brindado a los países en desarrollo.

El Banco Mundial fue creado, junto al Fondo Monetario Internacional, como instituciones hermanas que servirían para impulsar proyectos generadores de desarrollo en los países con mayores necesidades. Zoellick, de 58 años, fue el décimo primer presidente del BM, formando parte de una lista exclusiva para individuos de origen norteamericano.

Zoellick asumió la batuta de la entidad en julio de 2007 siendo recomendado por el entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush, después de la renuncia forzada de sus antecesor Paul Wolfowitz quien se vio envuelto en un escándalo de nepotismo. Desde entonces la entidad, que ya presentaba problemas de capitalización sufrió una transformación en su forma de operar que le permitió recuperar su rendimiento.

Prueba de ello es que durante el último lustro el banco ha prestado casi el doble de lo que otorgó durante los cinco años anteriores al mandato que de Zoellick, pasando de US$109.290 millones desde los años fiscales de 2003 a 2007, a US$205.750 millones hasta la fecha.

Los expertos consultados por LR están de acuerdo en que el desempeño del estadounidense fue destacable, en especial porque logró índices positivos en medio del crítico escenario económico mundial, es decir, durante la recesión de 2008 y 2009 y desequilibrio en las finanzas de la zona euro

'Fue una gestión buena y moderada en el momento de crisis, y a diferencia de su antecesor, le tocó bailar con la más fea y lo hizo bien. Lo más destacado es que ha tenido posiciones que ha permitido la salida de algunas naciones de las crisis que le tocaron', dijo Jose Manuel Restrepo, rector del Cesa.

No obstante, fue esta misma crisis la que no permitió al Banco Mundial hacer más por los países con más problemas.

'Es un balance de luces y sombras. El suyo fue un trabajo de alto nivel técnico que permitió que el banco avanzara en enfoques más cercanos a los países en desarrollo, particularmente en temas como pobreza', dijo Saúl Pineda, director del centro de competitividad del a Universidad del Rosario.

'Sin embargo, el enfoque con tanto énfasis en las preocupaciones de Estados Unidos hizo que no se planteara una agenda más audaz para otros, pues estuvo muy influenciado por la crisis de los países que lo eligieron', sumó.

Para otros, como Marcel Hostetter, director del departamento de Economía de la Universidad de la Sabana, a Zoellick 'le falto protagonismo y fue muy ortodoxo en el manejo de la crisis. Por el momento que pasaba el mundo le faltó ser más agresivo para que todos sintieran que había un actor a nivel mundial que iba a ser un respaldo de los países. Pero el mundo se quedó esperando eso', dijo.

'Con respecto a Latinoamérica, nos se le vio una gran colaboración. Siempre mantuvo su papel tradicional de Banco Mundial en ayuda, lo que no fue nada del otro mundo', agregó.

Como un ejemplo de la región, los préstamos a proyectos en Colombia, aumentaron en 8,8% desde que Zoellick asumiera el mando. Desde mediados de 2007 hasta este fin de semana, para Colombia se aprobaron desembolsos por US$4.378 millones de pesos, al rededor de 350 más que durante la presidencia de Wolfowitz y dos años de su antecesor.

Entre las primeras modificaciones que hizo,estuvo la reducción de un cuarto punto porcentual en la tasa de interés para préstamos a los países latinoamericanos, como reconocimiento a una mejora en su solvencia.

Zoellick también quiso darle mayor participación a los países menos desarrollados.

'Han hablado que hay mayor participación de los países emergentes pero hasta ahora ha sido letra muerta' dijo Ómar Saúl Duarte, representante de Openworld Investment Bank.

Su remplazo, y actual presidente, Jim Yong Kim, fue escogido en una elección publicitada donde participaron representantes de Nigeria y Colombia.

'El reto más grande para el nuevo presidente es tratar de seguir apoyando a países en pobreza y mantener una política de fomento reduciendo las tasas de interés', dijo Duarte.

Las opiniones

Saúl Pineda

Dir. del centro de competitividad de u. del rosario

'Tanto énfasis por las preocupaciones en la crisis de Estados Unidos hizo que no hubiera una agenda más audaz para el resto de países.'

Marcel Hostetter

dir. depto. economía de la universidad de la sabana

'Le faltó protagonismo y fue muy ortodoxo en el manejo de la crisis. Le faltó ser más agresivo para que el mundo sintiera que había un respaldo'.

Jose Manuel Restrepo

Rector del cesa

'Fue una gestión moderada en el momento de crisis, donde a diferencia de su antecesor le tocó bailar con la más fea y lo hizo bien'.