Crisis europea es el mayor riesgo para América Latina, alerta el BID

Diario Financiero

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, advirtió que la crisis europea es ‘el mayor riesgo económico externo’ para Latinoamérica, pero se mostró convencido de que el mundo acabará reconociendo los esfuerzos que hacen la UE y España.

'Consideramos que España ha hecho lo que tiene que hacer desde el punto de pista de un nuevo gobierno que lleva seis meses. Confiamos en sus acciones y reconocemos sus esfuerzos; tenemos plena confianza en que España superará la crisis con éxito', subrayó Moreno ante el presidente español, Mariano Rajoy, al inaugurar en Madrid la sede del BID en Europa. El continente latinoamericano espera crecer por encima de la media mundial en los próximos años, pero Moreno ha recordado que, según diversos estudios de la institución que preside, la región podría llegar a perder el 40% de su crecimiento potencial 'si las economías europeas no reaccionan adecuadamente'.

El presidente del BID recordó la 'generosidad' de España con la región a lo largo de las últimas décadas. Agradeció no sólo la ayuda financiera recibida, sino también el haber mostrado a los países latinoamericanos 'que con trabajo y disciplina se avanza' y que si se dotaban de instituciones y leyes democráticas, como había hecho España, podían aspirar al progreso. Los latinoamericanos son la prueba de que 'cuando se hacen las cosas que hay que hacer', los países salen antes de la crisis y más fortalecidos, ha subrayado Moreno para insistir en que la región está con España y tiene 'razones sólidas' para confiar en las capacidades de un país dispuesto a retomar el crecimiento sostenible.

`Resaca` de crédito también afectaría a países emergentes La última rebaja de tasas de interés de China muestra la voluntad de Beijing para contribuir con los esfuerzos globales para expandir el crédito, sin embago el mundo ya no puede contar con los mercados emergentes para entregar lo mismo. Muchos tienen menor espacio para hacer maniobras financieras, debido a los efectos de la expansión post 2008, incluyendo niveles más altos de crédito, los temores de burbujas inmobiliarias y préstamos incobrables.