Descontento ciudadano pone en jaque medidas restrictivas del gobierno argentino

Marcela Chacón Sierra - mchacon@larepublica.com.co

Cada vez son más las restricciones que tienen que vivir los argentinos para ahorrar, comprar bienes y servicios o ejercer cualquier tipo de operación económica. Es por ello que el multitudinario “cacerolazo” de la noche del jueves fue el detonante que enfrentó a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner con sus políticas de Gobierno en restricciones cambiarias, trabas a las importaciones y una eventual reforma constitucional para habilitar a la jefa de Estado a un tercer mandato presidencial.

De este modo, los analistas evocaron este panorama social como un pequeño ‘corralito’ como el ocurrido en 2001, debido a la persistencia de la alta inflación desde 2007, (situada por encima del 20% anual) que perjudican el poder de compra de la población. De igual forma, temas como la inseguridad y la corrupción también hacen parte de las consignas de protesta.

Para José Manuel Restrepo, rector del Cesa, este tipo de manifestaciones refleja el rechazo del modelo proteccionista y de control de precios adoptado recientemente por el gobierno argentino, en un intento desesperado por frenar la fuga de capitales. Sin embargo, la opción de la caída del gobierno es poco probable.

“La sociedad es indicador del deterioro de confianza en la economía. Pero, Kirchner podría minimizar estos riesgos en materia de política monetaria si corrige su proteccionismo”, advirtió.

“Si la presidenta no corrige este modelo estatal que atenta contra el libre comercio, en un mediano plazo la economía argentina podría acercarse a la de Venezuela”, añadió.

Y es que uno de los temas que más descontento ha causado en los argentinos es el de las restricciones al dólar. Las medidas incluyen limitaciones a los avances con tarjeta de crédito y la imposición de formularios emitidos por la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) con minuciosas pregutas de cuánto gastarán los argentinos en sus vacaciones o viajes al exterior para no permitir la salida de la moneda estadounidense de forma desmesurada.

Aunque el gobierno restó importancia al cacerolazo y la presidenta Fernández guardó silencio sobre su posible reelección, Marcel Hofstetter, director del programa de Economía de la Universidad de La Sabana, considera que esto puede ser una opción para que el gobierno aprenda de los errores del pasado.

“Aunque no creo que estas protestas tengan una dimensión como las de Venezuela, las últimas reacciones tendrían consecuencias en la confianza inversionista de la región”, dijo.

“Todo este tipo de restricciones no podrían tener utilidades a largo plazo ya que la población argentina no puede continuar alejada de un panorama donde predomina el libre mercado ”. añadió.

Mauricio Macri, lider de la oposición del gobierno, pidió que el gobierno reflexione sobre los mensajes de la población, al advertir que la protesta fue en toda la Argentina.

“Espero que la Presidenta tome el mensaje, que lo haya leído y que no volvamos con que ’vamos a profundizar el modelo, que vamos por todo’”, aseguró.

Las protestas y las voces del gobierno
Numerosos han sido los pronunciamientos por parte del gobierno en el tema de las protestas en Argentina. El jefe de Gabinete de ministros, Juan Manuel Abal Medina, afirmó que” el ‘cacerolazo’ no tuvo espontaneidad alguna y no hubo una consigna clara, sino mucho insulto, mucho odio, mucha agresión” . Por ello instó a los opositores a “armar un partido y ganar las elecciones”. Pero, la otra cara de la moneda, como Julio Cobos, vicepresidente durante el primer Gobierno de Fernández con quien terminó enfrentada años después, dijo que este es “un llamado de atención y de reflexión para la presidenta (…). Esta gran movilización ha sido ejemplar y la ciudadanía se ha expresado en libertad”.

Las opiniones

Juan Manuel Abal Medina
Jefe de gabinete de ministros de Argentina

“No cambiaremos: seguiremos trabajando con las políticas con las que ganamos 54% de votos. Los que protestan, les preocupa más lo que pasa en Miami que lo que pasa en San Juan”.

José Manuel Restrepo
Rector del Cesa

“Si Kirchner no corrige este modelo de control estatal, que atenta contra el libre comercio, en en un mediano plazo la economía de Argentina puede acercarse a la de países como Venezuela”.

TEMAS


Argentina