Diamond admite que hubo conductas censurables en Barclays

Reuters

El cuestionado expresidente ejecutivo de Barclays se disculpó por el comportamiento “censurable” de los operadores que manipularon tasas de interés, pero dijo a legisladores británicos que el banco había sido injustamente señalado.

Diamond, de 60 años, renunció esta semana después de que Barclays acordó pagar cerca de medio millón de dólares en multas por conspirar con otros bancos para fijar tasas de interés claves para el funcionamiento del sistema financiero global.

Los políticos británicos han elevado el caso como un símbolo de una cultura de la codicia que ha envenenado a la industria financiera. Los periódicos se han volcado a escudriñar correos electrónicos revelados en medio del caso que muestran como algunos operadores se felicitaban por lograr maquillar cifras.

Con un semblante amable y humilde ante una comisión parlamentaria, el hombre que hasta el martes fue uno de los ejecutivos más reconocidos y mejor pagados en el mundo, reconoció que hubo comportamientos "censurables" entre un grupo de los operadores del banco que dirigía.

"Cuando leí los correos electrónicos de esos operadores, me sentí físicamente enfermo", dijo Diamond. "Ese comportamiento es censurable y estuvo mal. Lo siento, estoy decepcionado y también enojado".

Añadió que las personas involucradas en maquillar las tasas de interés serían sujetos de investigaciones criminales y deben ser "tratados con severidad".

El mal proceder "no es representativo de la firma que tanto quiero", dijo el banquero estadounidense. Pero también insistió en que Barclays estaba siendo un chivo expiatorio porque había cooperado con las autoridades para ayudar a sacar a la luz las malas prácticas.

"Esta semana, el foco ha estado en Barclays porque fueron los primeros", dijo Diamond, quien describió años de cooperación con las agencias regulatorias para descubrir el caso de manipulación.

"Creo que es una señal de la cultura de Barclays que estemos dispuestos a ser los primeros. Estuvimos dispuestos a ser rápidos y estuvimos dispuestos a salir a la luz con esto", señaló.

Barclays reconoció que sus operadores se coludieron con otros para manipular la London Interbank Offered Rate, o Libor, la tasa con que los grandes bancos se prestan unos a otros, y que respalda billones de dólares en contratos globales en el mundo.

La decisión del banco de cooperar con los reguladores parece haber estado diseñada para limitar los daños, aunque en vez de eso se convirtió en un búmeran que dañó la reputación de Barclays y le costó el cargo a Diamond, según analistas del sector bancario.

Sobre su decisión de renuncia, apenas un día después de que dijo que no lo haría, Diamond señaló que se había dado cuenta de que se estaba transformando en centro de las críticas.

"El foco de intensidad fue mi liderazgo. Era mejor para mi renunciar", señaló.

No hubo luz verde

Aparte de la manipulación realizada por operadores, que tuvo lugar entre el 2005 y el 2009, Barclays admitió que deliberadamente subestimó sus rendiciones de tasas Libor en el momento más crudo de la crisis financiera del 2008, para hacer que su hoja de balance pareciera más sólida.

Los legisladores interrogaron a Diamond sobre un memo del 2008 en el que parece sugerir que Banco de Inglaterra o el Gobierno podrían haberle dado a la firma consentimiento tácito para reportar que estaba en condiciones de tomar prestado dinero a tasas más bajas, lo que lo hacía lucir mejor financieramente.

En ese momento, Barclays estaba reportando costos de financimiento Libor que se ubicaban entre los más altos de los grandes bancos, incluso considerando que otras entidades se encontraban en peor forma.

Diamond describió en el memo que el entonces vice gobernador del Banco de Inglaterra, Paul Tucker, le dijo supuestamente que no era necesario que las tasas de Barclays estuvieran siempre tan altas.

Barclays ha declarado que otro alto ejecutivo, el presidente de operaciones financieras Jerry del Missier -quien también renunció el martes- entendió el memo como una luz verde para reportar tasas más bajas.

El renunciado presidente ejecutivo asegura que interpretó el llamado de Tucker como una luz de alerta de que los políticos estaban preocupados sobre las tasas de interés que Barclays estaba reportando, pero no como una aprobación para maquillarlas.

Diamond temió en ese momento que el Gobierno británico pudiera nacionalizar el banco si creía que los costos de financiamiento de Barclays eran más altos que los de otros bancos, como ocurrió con algunos competidores, dijo.

El Banco de Inglaterra buscará presentar ante los legisladores su propia explicación de la llamada telefónica en una audiencia posterior.

Barclays, el tercer mayor banco de Reino Unido fue multado con 453 millones de dólares por su responsabilidad en la manipulación de la tasa Libor desde el 2005 al 2009 y admitió que dio estimaciones maquilladas hacia la baja desde el 2007 a mayo del 2009.

En ese momento, Diamond era la cabeza de la banca de inversión de Barclays.

El ex ministro de Finanzas de la época Alistair Darling dijo que no podía imaginar que el banco central hubiera pedido a Barclays tales acciones, en orden de manipular la tasa, y dijo que su administración nunca "sugeriría un mal proceder como ese".

Agius permanecerá como presidente del directorio para liderar la búsqueda de un nuevo presidente ejecutivo.

Las acciones de Barclays terminaron con una baja de un 1,2 por ciento.

"Ellos fueron los primeros en recibir la multa, así que hay premura por culpar a Barclays, pero todos los bancos están siendo investigados y podrían ser culpables", dijo un inversor que pidió no ser identificado.

 

TEMAS


Barclays