Dilma Rousseff quiere un Boeing 747 como avión presidencial

Reuters

La presidenta brasileña Dilma Rousseff está conversando con Boeing para comprar un nuevo avión presidencial, dijeron a Reuters cuatro fuentes, en una señal de avance para el fabricante estadounidense en uno de los principales mercados emergentes.

Rousseff busca un avión comercial más grande y consistente con el creciente poder económico y geopolítico de Brasil y está evaluando la compra de un Boeing 747 similar al Air Force One del presidente estadounidense, dijeron las fuentes, que pidieron no ser identificadas.

La presidenta brasileña usa actualmente un Airbus A319 comprado por su predecesor Luiz Inácio Lula da Silva en el 2004.

Sin embargo, ese avión no está diseñado para ciertos vuelos de larga distancia y obligó a Rousseff a realizar en marzo dos escalas en un viaje a India para participar de una cumbre del grupo de potencias emergentes Brics, según las fuentes.

“Los presidentes brasileños van a estar viajando a India y China una vez al año de ahora en adelante y no deberíamos tener que estar haciendo paradas como esas. Es intolerable”, dijo una de las fuentes.

Otra de las fuentes dijo que Rousseff no estaba considerando seriamente otro proveedor que no fuera Boeing .

Si la compra se concreta, marcaría una victoria simbólica para Boeing, que intenta ganar participación de mercado en la mayor economía de América Latina y la sexta del mundo. La compañía estadounidense busca alternativas a sus tradicionales mercados en Estados Unidos y Europa, que tienen pobres perspectivas de crecimiento.

El Airbus de Rousseff sufrió a mediados de junio un problema de presurización en la cabina durante un vuelo de Río de Janeiro a Brasilia. Aunque nadie resultó herido, el avión debió regresar a Río, donde Rousseff embarcó en otra aeronave más pequeña de respaldo que la dejó en casa pasada la medianoche.

 

TEMAS


Brasil