Dimite el consejo de administración de Bankia salvo su presidente y el consejero delegado

Ripe

Todos los miembros del consejo de administración de Bankia, a excepción de su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, y del consejero delegado, Francisco Verdú, presentaron su dimisión en bloque tras anunciar que la entidad necesitará otros US$23.878,8 millones adicionales de ayudas públicas.

A través de una nota enviada a la Cnmv, la entidad informó de la renuncia masiva de dieciséis consejeros, procedentes de las cajas de ahorros que dieron lugar a Bankia. El consejo de administración "ha acordado hoy una profunda revisión del órgano de gobierno de la entidad. El número de miembros del consejo se reduce de forma considerable, al pasar de los 18 que había hasta ahora a 10", señala el comunicado.

La dimisión masiva de los miembros del consejo responde al deseo del gobierno de llevar a cabo una profunda renovación de los órganos de gobierno de la entidad, después de anunciar que inyectará otros 19.000 millones de euros adicionales a BFA y que pasará a controlar el 90% de Bankia.

Entre los que abandonan el consejo se encuentran el vicepresidente Francisco Pons Alcoy, que representaba a Bancaja, así como el presidente de la Confederación Empresarial de Madrid, Arturo Fernández, que procedía de Caja Madrid, y los representantes de partidos políticos, como Jose Antonio Moral Santin, de Izquierda Unida, y el ex ministro Virgilio Zapatero, del PSOE.

Las nuevas incorporaciones al consejo de administración son José Sevilla, como consejero ejecutivo, y como independientes Joaquín Ayuso, Eva Castillo, José Wahnon, Javier Campo, Jorge Cosmen, Fernando Fernández y José Luis Feito (se adjunta CV de los consejeros). Todos estos nombramientos deberán ser refrendados por la Junta General de Accionistas de Bankia.

Acciones fueron suspendidas
La Comisión Nacional del Mercado de Valores (Cnmv) suspendió la cotización de Bankia, a petición de la entidad, "a la vista de la falta de concreción en las cifras hasta que el Consejo haya adoptado el acuerdo definitivo" sobre el plan de recapitalización que va a presentar al Banco de España.

El Consejo de Administración de Bankia tiene que aprobar las cuentas reformuladas de 2011 y establecer cuánta ayuda pública se pedirá para recapitalizar la entidad cuya matriz, Banco Financiero y de Ahorros (BFA) ha sido nacionalizada por el Frob, con la inyección de 4.465 millones de euros.

Según adelanta hoy Expansión en Orbyt, el Consejo, liderado por el nuevo presidente, José Ignacio Goirigolzarri, reformulará las cuentas del año pasado asumiendo las salvedades por las que el auditor Deloitte se negó a firmar la anterior versión, que la entidad envió a la Cnmv el pasado 4 de mayo. Estas cuentas, sin auditar, le otorgaban a BFA un beneficio de 49 millones y a Bankia de 309 millones.

Sin embargo, hoy el Consejo debería aprobar unas cuentas con pérdidas multimillonarias, ya que BFA asumiría contra resultados la sobrevaloración de su participación en Bankia, que tenía registrada por 12.000 millones, frente a los 8.500 millones de su valor en libros. Deloitte también había avisado a BFA de su disconformidad con los 2.800 millones que la entidad se había apuntado como créditos fiscales.

Estos créditos, derivados de la registración de saneamientos, sólo se recuperan en forma de menores impuestos cuando la entidad tiene beneficio, por lo que Deloitte cuestionó que Bankia pudiera apuntarlos como activos.

Bankia, además, tiene pendientes por realizar saneamientos por un total de 9.000 millones para cumplir con los Reales Decretos de febrero y mayo con los que el Gobierno ha impuesto a la banca una nueva vuelta de tuerca sobre las provisiones bancarias, según confirmó el pasado miércoles el ministro de Economía, Luis de Guindos, en la Comisión de Economía del Congreso.

De Guindos también confirmó en esta ocasión que el Gobierno está dispuesto a conceder a Bankia toda la ayuda que le haga falta para recapitalizarse. Una ayuda que, con toda probabilidad superará los 10.000 millones de euros y que, algunas fuentes, sitúan por encima de los 15.000 millones.

La recapitalización de Bankia se realizará mediante una ampliación de capital, que será integralmente asegurada por su matriz, la nacionalizada BFA y en la que, sin embargo, se concederá el derecho de suscripción preferente también al resto de accionistas.

TEMAS


España