Discusiones de grupo y bilaterales marcan hoy el comienzo del G20

EFE

La séptima cumbre de los países del Grupo de los Veinte arranca hoy formalmente en Los Cabos, en el noroeste de México, con varias sesiones de trabajo, una cena protocolaria y una intensa agenda de reuniones bilaterales.

Nunca hasta ahora en una cumbre del G20 la agenda paralela había sido tan nutrida. La razón es la grave crisis por la que atraviesa Europa y que ha obligado a los miembros europeos del grupo a movilizarse para dar un mensaje de unidad. 

 
La cumbre se inicia formalmente a las 15.00 hora local con la recepción de los altos mandatarios en el Centro de Convenciones de Los Cabos por parte del anfitrión, el presidente de México, Felipe Calderón, y su esposa, Margarita Zavala. 
 
Algunos de los participantes están acompañados en la cumbre por sus cónyuges, que disfrutarán de una agenda de actividades paralela. Entre ellos está el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, que ha venido a su primera cumbre del G20 acompañado de su esposa, Elvira Fernández Balboa. 
 
Los líderes del G20 iniciarán a puerta cerrada la primera sesión plenaria, que interrumpirán a las 18.10 hora local para participar en la tradicional foto de familia. 
 
A continuación serán agasajados con una cena tradicional mexicana, de la que todavía no se ha detallado el menú. 
 
El martes se reanudarán las sesiones de trabajo, también a puerta cerrada, que concluirán a las 13.30 hora local (19.30 GMT) para la firma de la Declaración de la Cumbre del G20, un documento en el que han estado trabajando durante meses los "sherpas" o negociadores de los países, y que contendrá los compromisos y líneas de actuación para el último año. 
 
El presidente Calderón dará un mensaje para clausurar la cumbre y a continuación los mandatarios ofrecerán ruedas de prensa paralelas para dar su visión de los acuerdos alcanzados en la reunión. 
 
Está previsto que todos los jefes de Estado y de Gobierno abandonen mañana mismo este enclave turístico de la costa pacífica mexicana, de clima árido y vistosas playas. 
 
Algunos partirán con alguna premura como la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que desde el miércoles acogerá en Río de Janeiro la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20, al que asistirá también el presidente del Gobierno español. 
 
En paralelo a la cumbre del G20, los líderes y mandatarios de todo el mundo mantendrán una cargada agenda de reuniones bilaterales y encuentros regionales. 
 
Uno de los más importantes tendrá lugar esta noche, cuando el presidente de EE.UU., Barack Obama, se entreviste con los líderes de los cinco países europeos que asisten a la cumbre (España, Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido) y los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión, Jose Manuel Durao Barroso. 
 
Estos dos últimos han convocado además una rueda de prensa antes del arranque de la cumbre, para dar a conocer los nuevos retos que afronta Europa tras las elecciones griegas de ayer, en la que salió victoriosa la formación conservadora Nueva Democracia, partidaria de la permanencia de Grecia en el euro.