Donald Trump y la Casa Blanca tienen dificultades para explicar su postura con Putin

Reuters

Algunos funcionarios del gobierno les preocupa que sea imposible disipar la impresión pública de que tiene una actitud demasiado amigable con el líder ruso.

Lina María Guevara Benavides

El miércoles, por segundo día consecutivo, la Casa Blanca tuvo dificultades para explicar la postura del presidente Donald Trump respecto de la interferencia rusa en las elecciones, y a algunos funcionarios del gobierno les preocupa que sea imposible disipar la impresión pública de que Trump tiene una actitud demasiado amigable con Vladimir Putin.

Los colaboradores de Trump ahora ven éste como uno de los peores momentos de su presidencia, dijo uno de los funcionarios, que señaló que Trump sigue resistiéndose a reconocer la interferencia en la elección porque cree que le resta valor a su victoria electoral.

Hace sólo tres días que Trump estuvo parado junto a Putin en Helsinki y cuestionó las conclusiones estadounidenses de que el Kremlin se había entrometido en la elección de 2016. Desde entonces Trump ofreció una demorada aclaración, restó importancia a su giro con calificativos, efectuó nuevos comentarios que contradecían la información de inteligencia estadounidense y luego envió a su portavoz a negar que eso había ocurrido.

“Ah, ¿usted quiere decir que hay una retractación de la retractación de la retractación?”, les dijo la senadora republicana por Maine Susan Collins a los periodistas el miércoles. “Esto me marea”.

Otra senadora republicana, Lisa Murkowski, de Alaska, dijo no estar satisfecha con las declaraciones de Trump y quiere que el presidente le advierta a Putin que “se mantenga alejado” de las elecciones estadounidenses.

 ‘Sigo esperando’

“No oí eso”, les dijo a los periodistas. “Y no oí eso en su retractación. Así que sigo esperando”.

Después que Murkowski habló, Trump dijo en una entrevista con CBS News que Putin haría “mejor en no” interferir en las elecciones estadounidenses. “Le hice saber que no podemos tolerar eso, no vamos a tolerarlo y así van a ser las cosas”, dijo Trump.

El miércoles los legisladores republicanos siguieron reaccionando ante las declaraciones de Trump en la conferencia de prensa de Helsinki. El presidente de la Comisión de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, Michael McCaul, de Texas, dijo estar “azorado ante la incapacidad” de Trump para censurar la interferencia rusa, incapacidad que era “desmoralizante” para la comunidad de inteligencia de los Estados Unidos.

Pero los seguidores leales al presidente entre los votantes del Partido Republicano han hecho que los funcionarios electos tengan cuidado de no enojarlo, en especial en vísperas de las elecciones de mitad de mandato que se celebrarán en noviembre.

Los líderes republicanos han dejado pasar su negativa a censurar a los manifestantes supremacistas blancos y se quejaron pero no tomaron medidas de peso cuando el presidente impuso aranceles a países aliados.

El Kremlin ha dado una descripción de los acuerdos de seguridad y otras ofertas que realizó Trump en la cumbre, pero los funcionarios estadounidenses no accedieron a dar detalles y no tuvieron las acostumbradas sesiones informativas con periodistas. En la reunión a solas entre Trump y Putin sólo estuvieron presentes los intérpretes y no hubo ningún otro funcionario estadounidense para llevar registro de la conversación.

TEMAS


Donald Trump - Vladimir Putin - Rusia - Estados unidos - relaciones bilaterales