Economía de México podría superar la de Brasil en 2022

Ripe

México podría desbancar a Brasil como la mayor economía de Latinoamérica en 10 años, según un estudio realizado por economistas de la firma japonesa Nomura Securities International, un grupo de servicios financieros con empresas que manejan inversiones a nivel global.

México podría convertirse en una economía “jaguar”, parecida a las economías “tigre” de rápido crecimiento en el este de Asia, si su recientemente electo nuevo gobierno logra ambiciosas reformas económicas que den vigor al hasta ahora tímido crecimiento, dijo Nomura. El optimismo ante la posibilidad de cambio en México contrarresta con la fatiga reformadora de Brasil, en donde el Gobierno ha presentado medidas sucesivas para impulsar a su industria local y proteger a los exportadores de la sólida tasa de cambio. El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que Brasil tiene una economía del doble del tamaño de la de México, pero Nomura dijo que la brecha podría desaparecer hacia el 2022 si la mexicana crece al tope de los estimados del organismo, mientras que la brasileña lo hace en la parte baja de lo previsto.

Reformas, motor de crecimiento Para la próxima década, Nomura proyecta un crecimiento promedio entre 2,75 y 3,25% en Brasil, y de 4,25 y 4,75% en México. Si ambos crecen en el tope o en la parte baja, México desbancaría a Brasil hacia el 2028 o el 2029. Si Brasil no aprueba ninguna reforma estructural y México lo hace, entonces el escenario ‘México con crecimiento alto y Brasil con bajo’ parece el más probable”, dijo Benito Berber, economista de Nomura. Pero si la economía de Brasil crece en el techo del estimado y México en el piso, el gigante sudamericano mantendría su posición.

El presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, pretende elevar la tasa de crecimiento de la economía a un 6% anual, reformando el mercado laboral y el sector petrolero del país, además de ampliar la base tributaria. Brasil y México se han superado mutuamente como la mayor economía de Latinoamérica en las últimas décadas, pero el país sudamericano tomó la delantera nuevamente en el 2005. Mientras que el estancamiento político en México enfrió el crecimiento, Brasil se convirtió en el favorito de los inversionistas, apoyado por la demanda de China de sus materias primas. EL ECONOMISTA
 

TEMAS


Estados unidos - México