Economistas piden más acción del Banco Central Europeo

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Los economistas del Institute for New Economic Thinking (Inet) están convencidos de que para ponerle fin a la crisis de Europa se requiere una mayor unión política, un seguro para los bancos en problemas en todo el continente y, sobre todo, se necesitan acciones más agresivas de parte del BCE.

La extrema delicadeza de la deuda europea, sobre todo de la española, ya resquebraja los firmes dogmas de los analistas del norte de Europa. El think tank Inet fundado por el veterano inversionista George Soros e integrado por diecisiete economistas de los más prestigiosos centros europeos, defendió en un documento la intervención del BCE como prestamista de última instancia.

“Creemos que Europa va sonámbula hacia un desastre de proporciones incalculables. La sensación de una crisis sin fin, con un dominó cayendo tras otro, debe revertirse”, escribieron los economistas en el reporte.

Las autoridades deben combatir dos problemas por separado: lidiar con los costos legados del “diseño defectuoso” de la zona euro y arreglar la estructura del bloque.

Según información de Reuters, entre sus recomendaciones, los economistas llamaron a una mutualización temprana y parcial de la deuda de la región, idea que Alemania se niega a considerar, y a la eventual creación de un organismo supervisor financiero supranacional.

También exhortaron al Banco Central Europeo a convertirse en un prestamista de último recurso en el largo plazo para países que cumplan con metas presupuestarias o permitir que el fondo de rescate Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede) tenga un rol y darle una licencia bancaria.

Hasta el momento, el BCE ha objetado fuertemente ambas opciones, aunque Ewald Nowotny, autoridad del banco central, dijo ayer que había argumentos para darle al Mede una licencia bancaria para aumentar su capacidad, afirmó la agencia de noticias.

Las declaraciones de Nowotny reforzaron las indicaciones de que la crisis de la zona euro entró en una nueva fase peligrosa, con España acercándose a un rescate soberano completo y las crecientes evidencias de que Grecia no puede cumplir los términos de sus fondos de emergencia, lo que podría desatar su salida de la divisa única.

Resistencia del BCE y Berlín
Los 17 economistas que elaboraron el reporte, entre ellos Lars Feld y Peter Bofinger del panel de “sabios” que asesora a Berlín en política económica, recomendaron medidas urgentes a corto plazo.

Además de la “mutualización parcial y temporal de la deuda” bajo la cual el BCE debería comprometerse con más compras de deuda soberana, los países con superávit fiscal también deberían aumentar la demanda en toda la zona euro.

Medidas adicionales para compartir la carga podrían encontrar una fuerte resistencia en Berlín, el mayor contribuyente a los programas de rescate de la zona euro y que enfrenta otro fuerte golpe si Atenas no honra sus deudas.

Si Grecia se vuelve insolvente y renuncia a la zona euro, Alemania debería esperar una pérdida de hasta €$82.000 millones , mientras que si una Grecia insolvente permanece en la unión monetaria le costaría unos €$80.000 millones a Berlín, según estimaciones del instituto económico de Alemania Ifo.

“El BCE todavía esta muy influenciado por el Bundesbank. Este ejerce una fuerza primordial y por eso las prioridades han estado alineados con las de Alemania y su miedo también es la inflación”, dijo Felipe Campos, director de investigaciones de Alianza Valores.

“Pero ya muchos insisten en que tienen que empezar a pensar en un mundo con inflación y no en recesión. Hay tanta urgencia en el crecimiento que se puede lidiar después con la inflación”, agregó.

El Inet dijo que pese a que los líderes europeos reconocían la necesidad de una respuesta colectiva, los países con superávit y déficit hasta el momento no han podido acordar un plan que convenza a los mercados y responda a las necesidades públicas. Las medidas tomadas en cumbres este mes y en junio no fueron suficientes.

“Resolver la actual crisis es una oportunidad donde todos ganarían, tanto para los países acreedores como para los deudores”, dijeron los economistas.

Troika volverá a Grecia para acabar evaluación
Organismos financieros internacionales volverán a visitar Grecia en septiembre para finalizar su evaluación sobre cuán rápido se están implementando las reformas acordadas en su segundo programa de rescate, dijo ayer la Comisión Europea.

Los inspectores internacionales del BCE, el FMI y la Comisión Europea -conocidos como la troika- llegaron a Grecia el martes y finalizarán su actual misión a comienzos de agosto.

“La troika volverá a Atenas en septiembre y sólo entonces preparará la evaluación final sobre el programa”, dijo el portavoz de la Comisión, Antoine Colombani.

Las opiniones

Ewald Nowotny
Representante en el Consejo de Gobierno del BCE
“No hay que ponerse nerviosos sobre movimientos a corto plazo, sino orientarse hacia el medio y largo plazo. Yo personalmente no soy amigo de intervenciones ad hoc”.

Felipe campos
Director de investigaciones de Alianza Valores
“El BCE todavía esta muy influenciado por el Bundesbank. Este ejerce una fuerza primordial y por eso las prioridades han estado alineadas con las de Alemania”

TEMAS


España