Ecuador interrumpe comunicaciones a Julian Assange en su embajada en Londres

Bloomberg

El país sudamericano argumentó que el comportamiento de Assange pone en riesgo las relaciones entre Quito y Reino Unido

Reuters

Ecuador dijo el miércoles que suspendió el sistema de comunicación de su embajada en Londres que permitía al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, tener contacto con el exterior y que mantiene abierta la vía para adoptar nuevas medidas.

El Gobierno ecuatoriano tomó la decisión luego de que Assange se pronunciara esta semana sobre la situación de Cataluña y la crisis entre Moscú y Londres por la expulsión de diplomáticos, pese a la advertencia del país andino de evitar comentarios sobre asuntos políticos locales e internacionales.

“La medida fue adoptada ante el incumplimiento por parte de Assange del compromiso escrito que asumió con el Gobierno a finales del 2017, por el que se obliga a no emitir mensajes que supusieran una injerencia en relación a otros Estados”, dijo el Gobierno ecuatoriano en un comunicado oficial.

Ecuador justificó la medida argumentando que el comportamiento del australiano “con sus mensajes a través de redes sociales”, ponen en riesgo las “buenas relaciones” que Quito mantiene con Reino Unido, con el resto de Estados de la Unión Europea y otros países.

“Por todo ello, para prevenir potenciales perjuicios, la embajada en Londres interrumpió este 27 de marzo las comunicaciones al exterior a las que tiene acceso Assange”, agregó el comunicado.

El australiano se refugió en la embajada ecuatoriana desde el 2012 para evitar una demanda por abuso sexual en Suecia, que él rechaza y cuya investigación fue abandonada por fiscales de ese país. Sin embargo, aún enfrenta una orden de arresto en Reino Unido por otras infracciones.

Los comentarios de Assange han despertado críticas en su contra. El subsecretario británico de Relaciones Exteriores, Alan Duncan, lo calificó el martes como “miserable gusano” y dijo que debe salir de su refugio de la embajada ecuatoriana y entregarse a la justicia británica.

Mientras que para el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, la situación de Assange es “una piedra en el zapato” que tuvo que heredar y ha dicho que seguirá protegiendo su integridad.

Ecuador ha buscado alternativas para encontrar una salida a la situación de Assange, a la que ha calificado de “insostenible”, pero no ha tenido éxito en sus intentos. En diciembre le otorgó la ciudadanía.

El Gobierno advirtió además que “mantiene abierta la vía a la adopción de nuevas medidas” ante el incumplimiento de los compromisos adquiridos por Assange con el país andino. Ecuador restringió en el 2016 el acceso a Internet a Assange por opinar sobre asuntos internos de Estados Unidos.

TEMAS


Wikileaks - Ecuador - Comunicaciones - Reino Unido