EE.UU está negociando con China un acuerdo para evitar guerra comercial

Xi Jinping, Han Zheng, Wang Huning, Li Zhanshu, Li Keqiang, Wang Yang and Zhao Leji. Photographer: Qilai Shen/Bloomberg

Peter Navarro, uno de los principales asesores de Trump, aseguró que Washington no desea una confrontación con China.

Diario El Financiero

El gobierno de Donald Trump está participando “activamente” en conversaciones con China para resolver las tensiones comerciales, y Estados Unidos no tiene intenciones de iniciar una guerra comercial, dijo Peter Navarro, uno de los principales asesores de la Casa Blanca a Bloomberg Radio.

“Nosotros ya estamos en la mesa de negociaciones”, comentó el consejero.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el Representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer están “discutiendo activamente con la parte china”.

Por su parte, las autoridades chinas se están apresurando a finalizar antes de mayo nuevas regulaciones que permitirían a grupos financieros internacionales adquirir participaciones mayoritarias en compañías de valores financieros a nivel local. De esta manera buscan evitar una inminente guerra comercial con Estados Unidos.

Según personas informadas sobre las discusiones, Beijing ha ofrecido además aumentar sus compras de semiconductores desde Estados Unidos, reduciendo algunas de sus órdenes actuales desde fabricantes de Corea del Sur y Taiwán, en un esfuerzo por ayudar a reducir el superávit comercial de US$ 375.000 millones que mantiene con la potencia norteamericana.

Desde Beijing, además, han surgido señales de que el gobierno comunista de Xi Jinping está buscando sentarse a negociar con Washington para evitar una escalada del conflicto, que en la última semana golpeó a los mercados mundiales.

El primer  ministro Li Keqiang dijo que China y Estados Unidos deben mantener negociaciones y reiteró su compromiso de faciliar el acceso a las empresas estadounideses.

Li Keqiang dijo ante una conferencia de empresarios que incluían altos ejecutivos de compañías extranjeras que China tratará a las empresas locales y foraneas de manera igualitaria, no obligará a las compañías internacionales a tranferir tecnología y trabajará en fortalecer la defensa de los derechos de propiedad intelectual, promesas que ya había realizado en el pasado pero que no había cumplido.

Las declaraciones representan un marcado cambio de tono de parte de Beijing, que la semana pasada había prometido luchar hasta las últimas consecuencias si la Casa Blanca iniciaba una guerra comercial.

El gobierno estadounidense aplicó en marzo un arancel de 25% a las importaciones de acero y aluminio, aunque ha eximido temporalmente a varios países de la medida, dejando el foco puesto especialmente sobre China. La semana pasada, además, anunció un impuesto de 25% para las importaciones de productos tecnológicos chinos, por un valor de hasta US$ 60.000 millones, subrayando especialmente el robo de propiedad intelectual de parte del gigante asiático.

China contraatacó con su propio arancele a productos estadounidenses por un valor de US$ 3.000 millones, lo que desató temores en los mercados mundiales a una guerra comercial a escala global.

Según un reporte del Wall Street Journal publicado hoy, la Casa Blanca envió la semana pasada una carta a Beijing pidiendo a las autoridades locales que reduzcan los aranceles a los autos fabricados en EE.UU., compre más semiconductores elaborados en ese país y dé a las empresas estadounidenses un mayor acceso a su mercado financiero.

 

TEMAS


China - Donald Trump - Estados unidos - guerra comercial - Guerra Comercial Trump