Efecto dominó o una salida concertada: los escenarios de una zona euro sin Grecia

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Una posible salida de Grecia de la zona euro se presenta como un escenario no deseable para la mayoría de los expertos. Sin embargo, la transición podría no ser tan traumática y se podría contener el efecto dominó del contagio y la quiebra del Estado griego.

Hace ya dos años que los habitantes de Europa viven con el temor infundido del peligro que significa una salida de Grecia de la moneda común. De hecho, los esfuerzos de los líderes de la región se han enfocado a salvar al pequeño país y evitar a toda costa un impago.

No obstante, las recientes noticias de la imposibilidad de formar un gobierno y la mayoría de votos que obtuvo el partido que promueve un rechazo a las deudas, ha hecho que vuelva a emerger el miedo.

Ahora bien, una salida de Grecia de la moneda común podría ser un proceso tranquilo o una amenaza al fin de la unión monetaria. Todo depende de cómo se maneje la confianza, se utilicen los cortafuegos y se devalúe la nueva moneda para darle una oportunidad a la economía del país mediterráneo.

Un escenario optimista
La posibilidad de una salida concertada aún está sobre la mesa. En este caso el país podría hacer un cambio de moneda pero renegociaría sus deudas tanto de los rescates como de los préstamos que ha hecho al Banco Central Europeo (BCE).

A pesar de un acuerdo así, sería inevitable que se diera un nerviosismo generalizado entre los inversionistas . En ese caso, los fondos del Mecanismo Europeo de Estabilidad y del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, que cuentan con alrededor de ?$500.000 millones entre los dos, deberían ser vaciados para contener las fugas de capital de países como España y Portugal.

'Se puede considerar un escenario no tan grave si es una salida controlada, no hay un contagio y se ponen barreras que le den mucha liquidez a España o Portugal', dijo el economista Salomón Kalmanovitz.

Este escenario no está tan lejos como se cree, pues ya los gobiernos han considerado la amenaza.

'Hace dos años una salida de Grecia hubiera sido catastrófica en la escala de Lehman Brothers', dijo un alto oficial de la UE.

'Incluso hace un año hubiera sido muy riesgoso en términos de contagio. Dos años después ya estamos mejor preparados', añadió.

El BCE también tendría que hacer su parte. La salida del país traería una crisis de confianza que se reflejaría en las primas de riesgo, las cuales deberían ser controladas a través de la compra de deuda del banco central.

Por el lado local, la salida del euro sería una oportunidad para que el país devaluara su moneda para reactivar la competitividad. Según cálculos de Goldman Sachs, el nuevo dracma debería bajar 30% su precio con respecto al resto de la zona.

Así, con un poco de recorte, volviendo a reactivar el sistema bancario, controlando la inflación y manejando un presupuesto público balanceado, se podría pensar que en algunos años la economía griega volvería a la estabilidad.

Un escenario pesimista
Los riesgos más graves que hay en la salida de Grecia es que la confianza en la zona euro se pierda, los países tengan problemas para financiarse en el mercado internacional y los capitales se fuguen de países como Italia, Portugal y España.

Una salida de Grecia de la zona euro podría exponer al BCE y al bloque, a cientos de miles de millones de euros en pérdidas, dejando a Alemania y a sus socios con una cuenta astronómica que pagar. Se calcula que el BCE, el FMI y los países de la zona euro tienen cerca de US$200.000 millones de la deuda griega.

Si Grecia se niega a seguir pagando sus deudas lo más probables es que el BCE congele los fondos de los bancos comerciales de Grecia y los obligue a cerrar. Ante el miedo de que esto pase, lo más probables es que los ahorradores traten de sacar su dinero lo antes posible. Ante esto el gobierno podría ejercer controles en las frontera para evitar más fuga de capital.

Ahora bien, el contagio podría ser lo más grave. De irse Grecia y si los gobiernos se gastan los fondos de sus cortafuegos, ya no tendrán como ayudar a las otras economías sin liquidez.

'El problema es que la gente saque sus dineros del banco para evitar el cambio a dracmas y lo mismo pase en España y Portugal', comentó Kalmanovitz.

'Lo que más preocupa es el impacto que tiene sobre la confianza de los inversionistas. En el momento que salga, la ola de incertidumbre sería bastante alarmante y podría arrasar con los mercados', dijo Diana Aranguren, analista de Helm Bank.

Sin la confianza de los inversionistas Grecia podría quedarse sin capital para pagar a sus empleados públicos y las pensiones, con lo que podrían tener más protestas.

BCE tendría que inyectar US$1 billón: Citi
Los analistas de Citi consideran que el Banco Central Europeo (BCE) tendría que aportar liquidez adicional por valor de ?$800.000 millones (US$1,02 billones) a las entidades de la eurozona si se confirmara que Grecia finalmente abandona la zona euro, para evitar el contagio a otras economías.

En un informe, los analistas de la entidad creen que esta liquidez sería necesaria para hacer frente a una potencial fuga de depósitos y a la refinanciación de la deuda en el caso de los bancos de Irlanda, Italia, Portugal y España. Según sus cálculos, esta nueva inyección, que equivaldría a una subasta y media de liquidez a largo plazo, elevaría los activos del BCE desde el 33% del PIB de la eurozona al 41%.

Citi explica que en la fase previa a una potencial salida de Grecia del euro, todos los ojos estarían puestos probablemente en los riesgos de contagio a Irlanda, Italia, España y Portugal.

En su opinión, con suficientes recursos fiscales y una política acomodaticia del BCE el contagio a Italia y España sería más 'manejable'.

TEMAS


Europa - Grecia