“El balón está del lado de Cuba”: Canciller Holguín

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Bogotá_ Que Cuba atienda a la Cumbre de las Américas que se realizará en Cartagena, como exigieron Venezuela, Ecuador, Bolivia y los demás países de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (Alba) no depende de Colombia.

Según fuentes diplomáticas, es el gobierno de Raúl Castro quien deberá mostrar interés en participar del encuentro internacional convocado por la Organización de Estados Americanos (OEA).

No obstante, de cumplirse la advertencia de los países del Alba, la cumbre perderá mucha de su legitimidad.

El anuncio por parte de los países participantes en la  XI Cumbre del Alba, de no participar en la próxima VI Cumbre de las Américas que se realizará en abril en la ciudad colombiana, ensombreció las expectativas sobre el futuro de esta sesión diplomática.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, fue el primero que puso en la mesa la consideración de boicotear la próxima cumbre en Cartagena de no extenderse una invitación a Cuba. La propuesta fue acogida por el resto de los participantes, entre los que sobresalen, Hugo Chavez, de Venezuela, Evo Morales de Bolivia y Daniel Ortega de Nicaragua.

"Desde ahora propongo que si Cuba no va, no es invitada a esa Cumbre de las Américas, ningún país del Alba,  asista a dicha cumbre", dijo Correa durante la sesión del bloque celebrada durante el fin de semana en Caracas.

Aunque no se concretó una resolución formal al respecto, la propuesta encontró resonancia entre el resto de asistentes y se determinó examinar el tema en una próxima reunión de cancilleres del Alba en su próxima reunión en Cuba.

Al respecto la canciller colombiana María Angela Holguín dijo que no depende de Colombia una invitación pues debe ser un consenso entre todos los países.
"Lo que si queremos es que todos estemos de acuerdo, no queremos imposiciones, no queremos que unos quieran y que otros no", dijo la Canciller.

"Voy a hablar con Cuba el miércoles, porque si no tienen interés, el interés de la Cumbre tampoco se ve claramente. El balón está del lado de Cuba, si quieren ingresar a la OEA hay una serie de condiciones y si quieren lo puede hacer", añadió.

La canciller también dijo que los procesos multilaterales no  son fáciles y que la decisión de la asistencia de Cuba a la Cumbre no es solo una determinación de Colom
bia, por lo que dialogará con su par ecuatoriano, Ricardo Patiño, para explicarle por qué esa invitación no depende del gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

La Cumbre de las Américas es una reunión esporádica entre jefes de Estados miembros de Organización de Estados Americanos (OEA) y tiene entre sus propósitos el fomento de la democracia entre sus integrantes. De ahí que la presencia de Cuba sería tan perjudicial.

 Tres años después de la revolución cubana, la OEA decidió sus pender a Cuba y desde entonces no ha hecho parte de ese organismo por carecer de una democracia.  Sin embargo, en 2009, el grupo conjunto de cancilleres tomó la decisión de levantar la suspensión y darle la oportunidad al país caribeño de volver a acercarse a la reunión.
Cuba, sin embargo, ha dicho en varias oportunidades que no está interesado en volver a ese organismo, el cual, según el gobierno de la Habana, es manejado por Estados Unidos a su gusto.

"En otras ocasiones se ha intentado y se ha planteado esta invitación. El problema es que se entiende que este organismo es una reunión de países democráticos", comentó Fernando Cepeda.

"La decisión sería si la organización quiere seguir dandose a conocer como una comunidad de naciones democráticas o si renuncia a esta característica que la ha definido", agregó.

Tal vez la resolución más grave que tendría este conflicto sería que los países del Alba cumplieran su promesa de no asistir. En ese caso, la cumbre vería muy perjudicada su legitimidad.

"Si los del Alba no participan en la Cumbre, esta quedaría dividida, y ya no van a tener relevancia los acuerdos que se puedan llegar en ella", dijo Mario Forero, profesor de política internacional de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

"Los intereses de la cumbre abarcan muchos temas y por esos es importantes. De ahí que el juego va a ser la diplomacia, de convencer de no dejar de faltar", agregó.
"La cumbre quedaría bastante deslucida de no asistir Ecuador, Nicaragua, y así se daría un paso más en el proceso de debilitamiento do la OEA", dijo también Cepeda.
Un anuncio como el hecho en la cumbre del Alba, no es de extrañarse y ha estado en la agenda de los países liderados por la nueva izquierda latinoamericana, que quieren acercar más a los cubanos en sus procesos diplomáticos.

"Hace 7 0 8 años Venezuela, Nicaragua, Ecuador han venido esforzándose porque a Cuba no se le siga excluyendo, pues consideran que las restricciones que hay hacia ella son anacrónicas, que vienen desde la Guerra Fría", dijo el analista Mauricio Jaramillo Jassir.

"Venezuela dice ya es hora de la reconciliación pero parece que sus intereses y los de los otros países es tener un aliado más en las negociaciones y los acuerdos diplomáticos", añadió.

Sin embargo, aún no está claro si Colombia tiene o no la autoridad para invitar a los cubanos a participar en la cumbre o si este será un requerimiento que deberán hacer los miembros de Alba, ante el consejo permanente de la OEA.

Otra parte del problema es que entre los invitados a esta cumbre está el presidente Obama, quien se encuentra ahora mismo en campaña política y compartir escenario con un régimen no democrático no beneficiaría su imagen y daría fuerza a los señalamientos de la oposición que lo acusan de socialista, por sus reformas al sistema de salud.

Máxima seguridad en la Cumbre  de las América
Al menos 10.000 uniformados entre policías y militares, estarán encargados de la seguridad durante la Sexta Cumbre de las Américas, que se celebra el próximo abril en Cartagena de Indias. Se planea que habrá hasta tres anillos de seguridad, estrictos controles de tránsito y se prohibirá completamente el porte de armas.

Así lo anunciaron ayer en una rueda de prensa las autoridades de Cartagena, donde están convocados entre el 13 y 15 de abril de este año 34 presidentes del continente, incluido el estadounidense Barack Obama.

Ricardo Restrepo, general de la Policía de Colombia responsable de los anillos de seguridad, adelantó que "se tomarán medidas restrictivas para el porte de armas con salvoconducto, el tránsito de motos con parrillero (acompañante) y los vendedores ambulantes".