El BCE bajó las previsiones de crecimiento y mantuvo la tasa de interés en 1%

Reuters

El Banco Central Europeo dejó sin cambios, en 1%, la tasa de interés referencial de la zona euro por tercer mes consecutivo tal como esperaba el mercado.

El BCE realizó de esta forma una pausa para evaluar el impacto de sus agresivas inyecciones de liquidez al sistema bancario y para sopesar los riesgos sobre el crecimiento económico y la inflación, tras el reciente aumento de los precios internacionales del petróleo y señales que sugieren que la zona euro entrará en recesión.

El más reciente sondeo a 74 economistas sugiere que el BCE mantendrá estable su tasa en el actual 1% hasta el 2013.

La economía de la zona euro se ha estabilizado durante los últimos meses, en parte gracias a los recortes de tasas consecutivos del BCE en noviembre y diciembre y a las dos operaciones de financiamiento, las que calmaron a los mercados de deuda de la zona euro.

Mario Draghi, el presidente del BCE, indicó que la inflación se mantendrá por encima del 2% en 2012, pero ha reafirmado que el mandato del organismo es el de hacer que se baje del 2% a medio plazo. Sin embargo, ha dicho que los riesgos son al alza. Lo que supone que, si hay sorpresas, ésas apuntarían a una inflación más alta de lo inicialmente previsto.

En ese sentido ha señalado que hay signos de estabilización en la economía. Aunque advierte de incertidumbres como la escalada de los precios del crudo. En ese sentido, ha elevado sus previsiones de inflación y ha rebajado las de crecimiento.

El BCE espera que los precios aumenten entre 2,1% y 2,7% en 2012, lo que supone romper al alza el objetivo de la institución, que está fijado en el 2%, frente a la horquilla del 1,5%/2,5% que adelantó en diciembre.

Además, ha indicado que la economía se recuperará gradualmente de cara a este año, gracias al tirón de la demanda externa y a los tipos bajos. No obstante, ha rebajado sus previsiones de crecimiento para este año entre -0,5% y 0,3%, desde el -0,4% y 1% que anunció en diciembre. Mientras que para el próximo año, las ha modificado hasta el rango 0% al 2,2%, frente al 0,3% y 2,3% previo.

No habrá más subastas y volverá a aceptar bonos griegos
Draghi ha subrayado el carácter temporal de todas medidas extraordinarias. Y ha indicado que el efecto de las dos barras libres de liquidez a tres años ha sido positivo, ha tenido un "éxito incuestionable".

Además, ha añadido que sus beneficios se irán viendo en los próximos meses, puesto que ya se ha traducido en una relajación de las primas de riesgos y en el retorno de la confianza en el euro. Pero ha dicho "el balón está ahora en el terreno de los Gobiernos y la banca". Su traducción es clara: no habrá más subastas a tres años.

Mario Draghi, también ha concretado un dato que no se conocía hasta el momento: de los 800 bancos que acudieron a la subasta del 29 de febrero, 460 eran alemanes, en lugar de 400 como se indicaba inicialmente.

TEMAS


Europa