El bolívar soberano que Maduro planea implementar no controlará la inflación

Colprensa

Dudan si la nueva familia de billetes estará lista

Sebastián Montes - smontes@larepublica.com.co

El anuncio de Nicolás Maduro sobre el cambio del cono monetario venezolano al bolívar soberano no tomó por sorpresa a la ciudadanía, pues esta medida estaba en consideración desde marzo. Sin embargo, pese a que forma parte de un plan para la reactivación económica, las posibilidades de que la nueva familia de billetes ataje la inflación son nulas.

Y es que según el economista de Ecoanalítica, Luis Arturo Bárcenas, el nuevo cono ya está perdiendo valor sin siquiera haber salido a circulación. “Considerando una inflación promedio semanal de 21%, los precios internos podrían incrementarse cerca de 1,2 veces su valor actual en solo cuatro semanas. En ese sentido, los nuevos billetes ya están perdiendo una gran fracción de su valor sin siquiera haber salido a la calle”, aseguró. El experto también mencionó que es “poco probable” que el nuevo cono monetario sea útil bajo el escenario de precios que actualmente enfrenta Venezuela, más aún si su emisión “no es inmediata”.

Las transformaciones en la moneda venezolana comenzaron en septiembre de 2007, cuando el chavismo anunció el cambio del cono monetario de bolívar al bolívar fuerte, acción que implicó la reducción de tres ceros en la divisa venezolana y que se hizo efectiva en enero de 2008. Desde entonces, la inflación bajó de 31,44% a 21,07% en 2012.

LOS CONTRASTES

  • Luis Arturo BárcenasEconomista de Ecoanalítica

    “Considerando una inflación promedio semanal de 21%, los precios internos podrían incrementarse cerca de 1,2 veces su valor actual”.

Sin embargo, luego de la muerte del presidente Hugo Chávez y el ascenso de Maduro al poder en 2013, la inflación venezolana repuntó a 40,63% hasta alcanzar posibles niveles de 1.000.000% para 2018, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Las razones de la reconversión monetaria a bolívar fuerte, según datos del Banco Central de Venezuela (BCV), era crear un sistema de pagos más eficiente y favorable al crecimiento económico, además de reforzar la confianza en la moneda nacional.

Sin embargo, lejos de ese crecimiento, la economía sufrió el peor hundimiento de su historia, junto con una reducción del valor del bolívar fuerte frente a otras monedas extranjeras, lo que generó un aumento en el tipo de cambio nominal que a día de hoy no se ha podido controlar.

De acuerdo con información de Bloomberg, un bolívar fuerte equivalía a US$0,098 el año pasado, pero ayer era igual a US$0,000007.

Otro de los principales problemas que enfrente la economía venezolana es la falta de efectivo en el país. Según el BCV, en abril había 18.969 millones de piezas monetarias circulando en Venezuela, de las cuales 3.332,2 millones pertenecen a la nueva familia de billetes lanzados entre 2016 y 2017 (fechas en las que entró en vigencia la ampliación del cono monetario) que incluyen denominaciones de 500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000, 20.000 y 100.000 bolívares fuertes.

Según el director de Capital Market Finance, Jesús Casique, se requieren aproximadamente 4.800 millones de piezas de los billetes que circulan actualmente para evitar un escenario de déficit de efectivo, ante el escenario de hiperinflación.

Sin embargo, el analista de Econométrica, Henkel García, aseguró que el problema de efectivo en Venezuela no se debe a la cantidad de piezas, sino a la denominación de las unidades emitidas por el Gobierno. “Desde enero de 2017 hasta mayo de 2018, el BCV había emitido alrededor de 3.500 millones de piezas, pero 80% de ellas fueron en los billetes de más baja denominación”, aseguró el ejecutivo.

Diez años después del nacimiento de los bolívares fuertes, Maduro anunció que desde el 20 de agosto entrará en circulación el bolívar soberano, moneda que además de estar marcada por la reducción de cinco ceros frente al bolívar fuerte, tendrá una nueva modalidad de anclaje al petro, la criptomoneda oficial de Venezuela que empezó a funciona a finales de febrero.

Para Bárcenas, la implementación de la reconversión monetaria “luce complicada” para el 20 de agosto, pues no existe certeza sobre el inventario actual de las nuevas piezas monetarias, lo que dificulta valorar su factibilidad.

“La reconversión monetaria inicial, prevista para el cierre del primer semestre del año, ya había sido previamente postergada bajo un acuerdo entre el Gobierno Nacional y representantes de la banca, alegando entre otras cosas tales dificultades operativas”, aseguró.

El alza mensual de los precios aumenta la crisis

Según estimaciones de Ecoanalítica, al cierre de junio de este año el alza mensual de los precios en Venezuela superaba una tasa de 125%, mientras que la liquidez monetaria lo hacia a un ritmo apenas superior a 25%. Este factor ha elevado las necesidades de cambiar el cono monetario, aunque para ello los bancos deben llevar a cabo modificaciones operativas, administrativas y tecnológicas cada vez que se implementan estas medidas.

TEMAS


Crisis Venezuela - Venezuela - Hugo Chávez - Nicolás Maduro - Inflación - Criptomoneda - Bolívar