El Dow sigue sin cerrar en el 13.000 pero el S&P 500 sube a su mejor nivel desde junio de 2008

Ripe

Wall Street desaceleró al cierre y el Dow Jones volvió a quedarse sin poder cerrar en los 13.000 puntos mientras que el S&P 500 acabó en su nivel más alto desde junio de 2008, niveles en los que llegan anclados los índices neoyorquinos desde el inicio de la semana. Los tres acabaron con balance semanal positivo.

El Ibex por su parte firmó su tercera semana consecutiva de caídas, pese librarse hoy de los números rojos y cerrar en el mismo nivel del jueves, 8.527,70 puntos. El selectivo saldó la semana con un descenso del 1,5% y ha vuelto a ser el peor índice entre los grandes del Viejo Continente, donde los principales índices se han revalorizado entre medio y un punto porcentual.

El índice español ha sido incapaz de seguir la estela alcista del resto de bolsas europeas, del euro hasta de la propia deuda española. Los resultados y previsiones de Indra y Amadeus han castigado a sus cotizaciones. Las cuentas del principal valor del índice español, Telefónica, han sido acogidas con caídas del 0,16% por parte de los inversores.

Las dudas del Ibex han contrastado el optimismo que reflejan los mercados de deuda pública y divisas. Al rally del euro, en los 1,346 dólares y máximos de más de dos meses, se unen las compras de bonos periféricos. Italia ha superado con éxito una nueva subasta, y a las puertas ya de la segunda macroinyección de liquidez a tres años del BCE, el interés del bono español a diez años se sitúa al borde de mínimos del año, a un paso de bajar del 5%, con la prima de riesgo en los 316 puntos básicos.

En Wall Street, la sesión comenzó con fuerza y el Dow Jones superó de nuevo los 13.000 puntos. Los datos de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan, que se sitúa en el nivel más alto de un año, y del mercado inmobiliario sentaron bien entre los inversores. Sin embargo, en la parte de la final los índices volvieron a congelarse en las cercanías de los máximos de mayo de 2008 y el Dow Jones fracasó de nuevo en su intento de cerrar en los 13.000 puntos.

En las 'commodities', la crisis en Irán siguió avivando su precio. El petróleo Texas, por su parte, subió por séptima sesión consecutiva al calor del informe de la OIEA, que afirma que Irán ha acelerado el enriquecimiento de uranio y ya está a mitad de camino de fabricar su bomba nuclear. El miedo a una escalada de las tensiones en la zona disparó al crudo a su precio más alto desde mayo del año pasado, los 109,77 dólares. El Brent cerró por encima de los 125 dólares.

TEMAS


Wall Street