El duelo entre Airbus y Boeing por el mercado de aviones pequeños se intensifica

Hay competencia entre los dos mayores fabricantes de aviones del mundo por aparatos de menos de 150 asientos.

Bloomberg

El forcejeo entre Airbus SE y Boeing Co. por el dominio en el mercado de los aviones más pequeños se está intensificando, si la ola de ventas en la mayor feria del sector de la aviación sirve de referencia.

Embraer SA, el fabricante de aviones brasileño que se alió con Boeing en una sociedad de US$3.800 millones, obtuvo sus mejores resultados en cinco años con pedidos y compromisos para 300 aviones, incluidas opciones. Esto elevó el botín a cerca de US$15.300 millones antes de los descuentos habituales en las compras de aviones.

Airbus ha puesto fin a una escasez de ventas este mes para el avión anteriormente conocido como Serie C de Bombardier Inc. El fabricante recibió un compromiso para 60 aviones por parte de inversores que están creando una nueva aerolínea estadounidense. Esto coincidió con un pedido del mismo tamaño realizado por JetBlue Airways Corp. el 10 de julio, el día en que Airbus rebautizó el jet con el nombre de familia A220. En conjunto, las ofertas tienen un valor de alrededor de US$10.800 millones.

“Bombardier ha vendido algo más de 400 en 10 años; por ahora hemos vendido 120 aproximadamente en una semana”, dijo el máximo responsable de Airbus Tom Enders en una sesión informativa el miércoles.

Los recuentos de los competidores ponen de manifiesto la competencia entre los dos mayores fabricantes de aviones del mundo por aparatos de menos de 150 asientos. Si bien el mercado ha estado alicaído en los últimos veinte años debido a que las aerolíneas buscaban aeronaves de pasillo único cada vez mayores para transportar viajeros, Airbus y Boeing ahora se están esforzando por reducir los costes de proveedores. Si tienen éxito y los precios bajan, las ventas estarán posicionadas para una aceleración.

Proyecto conjunto

Boeing y Embraer no prevén finalizar su complejo acuerdo hasta finales de octubre, y no se espera que el pacto esté cerrado hasta finales del próximo año. Si bien sus equipos de ventas no podrán comercializar el avión en forma conjunta hasta que el acuerdo sea aprobado por los reguladores, Boeing ya ve una oportunidad.

“Cuando miramos su lista de materiales y la nuestra y comparamos precios, creemos que ahí hay oportunidades”, dijo Greg Smith, director financiero de Boeing, en una entrevista. “Obviamente, vender esos aviones nos ayudará en el mercado”.

El fabricante de aviones con sede en Chicago también está estudiando otras formas de sacar provecho de la sociedad. Embraer tiene una gran cantidad de talento de ingeniería conocido por su diseño inteligente de aviones. Y la experiencia de la compañía brasileña en fabricación de componentes como los trenes de aterrizaje podrían ayudar a expandir una iniciativa de Boeing para aumentar el trabajo de suministro internamente.

Smith considera que la asociación impulsará la fabricación de Boeing al reforzar la competencia y generar redundancias en los casos en que el gigante industrial confía en una sola fuente. “Nos da una flexibilidad que no tenemos”, dijo.

TEMAS


Airbus - Boeing - Embraer - mercado de aviones pequeños - Transporte Aéreo