El error que le costó US$2.000 millones a JP Morgan amenaza su credibilidad

Reuters

JPMorgan Chase sufrió una pérdida por US$2.000 millones en operaciones por una fallida estrategia de cobertura, una revelación que golpeó las acciones del sector financiero y la reputación del banco y de su destacado consejero delegado, Jamie Dimon.

Para un banco considerado un sólido gestor de riesgos que nunca tuvo pérdidas durante la crisis financiera, los errores son un motivo de sonrojo, especialmente después de las críticas de Dimon a una ley que prohíbe excesivas apuestas bursátiles de los grandes bancos y podría causar más presión del Gobierno sobre el sector.

'Esto nos hace parecer tontos', reconoció Dimon.

Desde finales de marzo, la presidencia de inversiones 'ha tenido significativas pérdidas por valoración a precio de mercado en su cartera de créditos sintéticos', dijo JPMorgan en un documento trimestral entregado a la Comisión de Valores estadounidenses (SEC, por sus iniciales en inglés).

JPMorgan dijo que otras ganancias compensaron parcialmente la pérdida operativa, y que estima que la unidad de negocios con la cartera reportará una pérdida por US$800 millones en el segundo trimestre, excluyendo resultados de inversión privada y gastos judiciales.

Esta cifra se compara con una ganancia de alrededor de US$200 millones prevista anteriormente por el banco.

'Podría costarnos hasta US$1.000 millones o más', dijo Dimon, en una rueda de prensa programada rápidamente y en la que le ofreció disculpas a los analistas de bolsa.

'Es arriesgado y durará un par de trimestres', dijo Dimon.

La pérdida en dólares, no obstante, podría ser menos significativa que el golpe asestado a la reputación de Dimon y del banco. JPMorgan tenía US$2.320 millones en activos apoyados por US$190.000 millones en valores de accionistas al término de marzo, y es el más grande de Estados Unidos por activos.

Además, fue lo suficientemente fuerte para adquirir al banco de inversión Bear Stearns y al banco de consumo Washington Mutual cuando ambos se hundieron en 2008.

Reputación
Este anuncio podría afectar esa reputación 'además de afectar la credibilidad de la gerencia', escribió Jason Goldberg, analista de Barclays, en una nota a sus clientes.

Dimon agregó que los errores cometidos son 'atroces' y pidió perdón a los analistas durante la conferencia, organizada de urgencia inmediatamente después de informar lo sucedido al regulador.

También reconoció que los errores son especialmente vergonzosos a la luz de su abierta crítica a la llamada Regla Volcker, que apunta a evitar que se repita la crisis financiera de 2007-2009 limitando la posibilidad de los bancos de tomar riesgos excesivos apostando en el mercado con fondos propios.

'Esto caerá en las manos de un puñado de `entendidos` allá afuera, pero así es la vida', dijo Dimon. Añadió que aún mantiene sus argumentos en contra de la regla Volcker.

El problema en JPMorgan, dijo, fue con la ejecución de las estrategias de cobertura. La estrategia 'mutó con el tiempo' y fue 'ineficaz, precariamente vigilada y pobremente construida', dijo Dimon.

Una dura tarea para restaurar su imagen
Analistas dicen que a JP Morgan Chase le tomará más tiempo restaurar el daño a su credibilidad como administrador de riesgo. Varias corredurías, entre ellas Citigroup y Goldman Sachs, bajaron las previsiones de ganancias y de precio objetivo de la acción de JPMorgan, un día después de que el prestamista reveló que había sufrido una por el fracaso en su estrategia de cobertura. Goldman Sachs dijo que las implicaciones generales eran negativas porque destacaban el difícil ambiente operativo y generaban dudas.

TEMAS


JP Morgan