El expresidente brasileño Lula todavía se aferra a los tribunales para ir a elecciones

El líder sindical es el gran favorito en los comicios para la Presidencia

Carlos Gustavo Rodríguez Salcedo

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se resiste a que su futuro político desaparezca por la investigación del Lava Jato, que descubrió una red de corrupción entre empresas privadas y la estatal Petrobras. A pesar de que Lula ya fue condenado a 12 años de prisión, sigue aferrándose a los tribunales para continuar en una campaña presidencial que, por ahora, lo tiene como seguro ganador.

Al cierre de esta edición, el Tribunal Supremo de Justicia de Brasil decidía si aceptaba o no un requerimiento de habeas corpus que presentó la defensa del político brasileño, alegando que no era necesario su ingreso a prisión hasta tanto no se cumplieran las apelaciones en segunda instancia. Las decisiones de los jueces es a lo que más se aferra Lula, impulsado por las encuestas que muestran claramente que no tiene ningún rival en la pelea por ser el sucesor de Michel Temer. Según un sondeo recogido por Reuters, en primera vuelta alcanzaría 33,4% de los votos y, en cualquier escenario de segunda vuelta, sería el ganador.

Para Erik Nelson, estratega cambiario de Wells Fargo citado por Bloomberg, el escenario de mayor riesgo para los mercados “es si Lula tiene éxito en su declaración y puede postularse para presidente” y revierta las medidas de Temer que han sido bien vistas por las bolsas.

Más allá de la decisión que tomara el Tribunal Supremo ayer, la candidatura de Lula todavía tenía esperanzas. El líder sindical fue hallado culpable de haber aceptado un apartamento por parte de la constructora OAS a cambio de su ayuda por obtener contratos en Petrobras. Aunque la decisión fue apelada, momento en el que su condena fue elevada de nueve a 12 años de prisión, el proceso aún no ha cumplido todas sus instancias en el Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (donde se lleva el caso).

Según explicó el diario Folha de S. Paulo, la defensa del candidato presentó un recurso contra ese aumento de la pena y aunque fue rechazado el pasado 26 de marzo, los abogados todavía tienen plazo para manifestarse hasta este viernes. Después de esto, según agregó el medio brasileño, la defensa también podía volver a presentar un nuevo recurso en los siguientes dos días hábiles. Normalmente, los jueces rechazan estas solicitudes, pero hasta que esto no ocurra el proceso se sigue considerando que está en segunda instancia. Cuando todo este proceso se surta, el juez Sergio Moro, el símbolo de la investigación del Lava Jato, podría emitir la orden de captura.

Sin embargo, los abogados de Lula también tienen dos cartas: según Bloomberg, en las que podrían solicitar ante el Superior Tribunal de Justicia que examine cualquier abuso de proceso, o ante el Supremo Tribunal Federal, que analice si hubo una violación de los principios constitucionales. El objetivo del político es llegar hasta el 15 de agosto, fecha en la que termina el plazo para que se inscriban las candidaturas presidenciales. Su postulación debe pasar por el Tribunal Superior Electoral que puede impedirla, aunque también puede apelar.

TEMAS


Brasil - Lula da Silva - Caso Odebrecht - Michel Temer