El gobierno de Rajoy busca estabilizar la crisis con el control total de Bankia

Expansión

El recién nombrado presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, propuso a los consejos de administración del grupo financiero la entrada del Estado en el capital de la matriz del Banco Financiero y de Ahorro (BFA). La operación, impulsada por el Gobierno, se realizará a través de la conversión de la ayuda de ?$4.465 millones que la entidad recibió del primer Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en acciones.

Con esta decisión, el Estado pasará a ser accionista mayoritario y a controlar

tanto BFA como la propia Bankia, la cuarta entidad de España con más de 10 millones de clientes y 340.000 millones en activos. Esto supondría nacionalizar BFA, y previsiblemente que las siete cajas que lo crearon vean esfumarse su participación, puesto que es muy probable que con el canje de acciones el Estado obtenga el 100% de la cabecera del grupo.

BFA tiene una participación en Bankia superior el 45%, por lo que el Estado pasará a ser directamente el accionista mayoritario de esta entidad, con unos 400.000 accionistas. Además de ser accionista de Bankia, BFA posee títulos de otras compañías, como Iberdrola, Mapfre, NH Hoteles o Indra, y el Estado, por ende, pasará a tener también participaciones en todas estas compañías.

Valoración externa
Una vez convertidas las preferentes en capital se realizará una valoración externa de la entidad que determinará el porcentaje de capital que pasa a tener el Estado en BFA.

No obstante, tras conocerse los desajustes existentes en el balance de BFA -valorados según el auditor Deloitte en ?$3.500 millones-, todo parece indicar que la participación que tendrá el Estado en la entidad será mayoritaria.

De este modo, el Estado pasaría también a ser indirectamente, el accionista de control de Bankia, de la que BFA posee algo más del 45% de las acciones.

Una vez convertidas no se descartan nuevas inyecciones de capital del Estado a través de bonos convertibles contingentes (CoCos).

Desde la dimisión de Rodrigo Rato la capitalización bursátil de Bankia ha pasado de los ?$4.895 millones del pasado viernes 4 de mayo, hasta los ?$4.247 millones a cierre de este miércoles, es decir ?$648 millones menos.

Oposición apoya la intervención
El PSOE (Partido Socialista Obrero Español) no se opone a la intervención del Estado en Bankia y avalará la nueva reforma financiera que aprobará el viernes el Consejo de Ministros y que exigiría aumentar las provisiones de los bancos entre 20.000 y 30.000 millones más, tras hablar con el ministro de Economía, Luis de Guindos.

El portavoz de Economía del partido en el Congreso, Valeriano Gómez, explicó que no se opondría , ya que garantiza que el Estado no dará dinero a fondo perdido a las entidades financieras, y también apoya que tome parte, incluso como accionista mayoritario, de la matriz de Bankia.

TEMAS


Gobierno