El grupo Med Atlántica se le mide a salvar a la ‘quebrada’ aerolínea Mexicana de Aviación

El Economista

A partir de esta semana, Med Atlántica es el nuevo dueño de Mexicana de Aviación y retoma la ruta rumbo a la reestructura de la quebrada aerolínea con el objetivo de reposicionarla.

El grupo primero deberá concretar los acuerdos con los dos más importantes acreedores (Bancomext y Banorte) con el fin de dar paso a un convenio concursal que, a partir del plan de negocio, haga factible cerrar el concurso mercantil en el que la aerolínea lleva cerca de dos años.

Así lo informó Fernando Perfecto, secretario general de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (Aspa), luego de que se realizara el traspaso de 95% de las acciones entre Tenedora K y Med Atlántica. El 5% restante, que estaba en poder de la Aspa, fue transferido al grupo de inversionistas mediante un mecanismo fiduciario que se dispara automáticamente con el proceso de compra-venta.

Con ello, Med Atlántica se convirtió, desde el pasado viernes, en fiduciaria de 100% de las acciones de Nuevo Grupo Aeronáutico, entidad controladora de Compañía Mexicana de Aviación, entre otras filiales. En ese sentido, deberá iniciar los trabajos con la Dirección de Aeronáutica Civil con el propósito de obtener el Certificado de Operador Aéreo (COA) 'y, una vez que haya certidumbre derivada de los trabajos anteriormente mencionados, cubrir ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) los requisitos necesarios para acreditar las capacidad legal y financiera del grupo inversionista', informó el líder sindical.

Christian Cadenas, quien encabeza a Med Atlántica a nivel internacional, comentó que se encuentran analizando las diferentes posibilidades de inversión con otros grupos que han manifestado su interés, como es el caso de Fides.

Gerardo Badín, conciliador del concurso mercantil, destacó que hay avances en la reestructura de la deuda con más de 50% de los acreedores de la aerolínea, pero es prioridad cubrir la deuda con Banorte y Bancomext, porque se podría frenar su regreso de lo contrario, a casi dos años de permanecer inactiva.

Cabe anotar que el avance que se dio al traspasar las acciones a un nuevo dueño no significa que el proceso de reestructura esté resuelto. 'En este momento, no es posible hablar de fechas concretas relativas al cobro de la liquidación ni al reinicio de operaciones', dijo Perfecto.