El mercado laboral en EE.UU. se recupera, pero el gasto real sigue estancado

Reuters

Los estadounidenses redujeron las solicitudes de subsidio por desempleo la semana pasada, pero el gasto del consumidor se mantuvo plano en enero por tercer mes consecutivo tras descontar la inflación, lo que empañó el panorama económico.

Aunque una mejoría en el mercado laboral -la tasa de desempleo ha caído agudamente en los últimos meses- parece estar aumentando los ingresos, la inflación y los impuestos se engulleron los sueldos de enero.

"Las cosas no son tan prometedoras y el consumidor aún enfrenta significativos vientos en contra", comentó Ray Attrill, director de estrategia cambiaria para Norteamérica en el banco BNP Paribas en Nueva York.

Las acciones estadounidenses abrieron con modestas alzas tras la publicación del dato, mientras que los precios de la deuda del Gobierno cayeron. El euro extendió las pérdidas contra el dólar.

El gasto del consumidor y una fuerte alza de los inventarios ayudaron a que la economía estadounidense creciera a una tasa anual del 3% en los últimos tres meses del 2011, su máximo nivel de expansión en más de un año.

Pero el informe mostró que de acuerdo a algunas mediciones, el gasto quizás ha comenzado a menguar. El gasto subió 0,2% en enero, levemente por debajo de las expectativas de los analistas.

Sin embargo, la cifra de gasto se mantuvo plana al ajustarla por inflación, tal como en diciembre y noviembre.

Eso empaña el escenario económico ya que las compras de las familias, desde televisores hasta comidas de restaurantes, son un importante motor del crecimiento.

El aumento en los ingresos fue poco menos que la previsión de un avance del 0,4% proyectado por los analistas. Después de impuestos, los ingresos cayeron 0,1% al ser ajustados por las alzas de precios.

Impulso de la economía
La inflación se ha acelerado recientemente debido al aumento del costo de alquiler de viviendas y de la gasolina. Los precios de los gastos en consumo personal subieron 0,2% en enero, desde un avance del 0,1% en diciembre.

Aún así, el dato de solicitudes de subsidio por desocupación respaldan la visión de que el informe oficial de empleo de la próxima semana podría demostrar que las empresas están contratando a un ritmo acelerado.

"Se suma a la evidencia de que la economía recibió más impulso de lo que la gente esperaba", comentó Kevin Cummins, economista de UBS Securities en Stamford, Connecticut.

Las solicitudes iniciales de beneficios estatales por desempleo cayeron en 2.000 a una cifra ajustada por estacionalidad de 351.000, dijo el Departamento del Trabajo.

El dato de la semana anterior fue revisado a 353.000 desde 351.000 informado previamente.

Las solicitudes de subsidio por desempleo han oscilado cerca de los niveles mínimos en cuatro años en las últimas semanas. Los economistas consultados pronosticaban que las solicitudes se mantendrían sin cambios en 351.000 la semana pasada.

El promedio móvil de cuatro semanas para nuevas solicitudes, considerada una mejor medida sobre las tendencias del mercado laboral, cayeron en 5.500 a 354.000, el menor nivel desde marzo del 2008.

Un funcionario del Departamento del Trabajo dijo que no hubo nada fuera de lo común en el dato de solicitudes y que no se estimaron estados.

La cantidad de personas que sigue recibiendo beneficios bajo los programas estatales regulares tras una semana inicial de ayuda cayó en 2.000 hasta los 3,40 millones en la semana que terminó el 18 de febrero.

La cifra de estadounidenses con beneficios de desempleo de emergencia subió en 1.347 a 2,90 millones en la semana que terminó el 11 de febrero, la última semana de la que hay datos disponibles.

Un total de 7,50 millones de personas solicitaron beneficios de desempleo durante ese periodo bajo todos los programas, un alza de 11.933 respecto de la semana previa.