El partido del PRI no puede volver al pasado, aunque lo quiera: Castañeda Gutman

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Los ciudadanos mexicanos elegirán mañana a su próximo presidente y, según las encuestas, lo más probable es que el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, resulte victorioso.

Sin embargo, Jorge Castañeda Gutman, excanciller mexicano, excandidato a la presidencia y reconocido académico aseguró, en conversación con LR, que el regreso del partido que gobernó al país por 70 años no significa que se vuelva a las prácticas del pasado.

¿Qué hay en juego en estas elecciones de México?

No hay mucho porque cualquiera que gane tomará un camino muy semejante al de los últimos 15 años en materia de política económica, social e internacional. Habrá continuidad, pero tal vez no en política de seguridad. Lo que sí es importante es que esta será la tercera elección democrática en la historia de México. Y será interesante ver si el país acepta los resultados y la victoria del PRI.

¿Qué diferencias ve entre los candidatos?

(Andrés) López Obrador se diferencia más pero no tiene opción de ganar. Pero entre (Josefina) Vázquez Mota y (Enrique) Peña Nieto, en el fondo, no hay grandes diferencias. Lo que ambos sí tienen es una diferencia con la política de la guerra de Felipe Calderón.

¿Qué significa para el país que vuelva el PRI al poder?

Hay sectores que están desconcertados, temerosos o desilusionados con la idea de que eso pueda ser una restauración y que volvamos a las mismas prácticas del pasado. Pero independientemente de lo que quiera hacer el PRI o no, el país ha cambiado tanto en su relación con el mundo que aunque quieran volver al pasado, no pueden.

¿Usted da por hecho que Enrique Peña Nieto va a ganar las elecciones, ¿qué tipo de presidente tiene que ser?

Lo ideal para el país es que pueda hacer las cinco reformas que México necesita. Estas son crear un sistema de protección social universal, permitir la inversión extranjera minoritaria en Pemex, combatir a los monopolios (públicos privados económicos y sindicales), hacer unos cambios básicos en educación y crear una Policía nacional única.

¿Y en materia internacional?

No creo que vaya a ser distinto. A Calderón no le importaba mucho las relaciónes internacionales. A Peña Nieto puede no interesarle tampoco, pero es muy pronto para afirmarlo. México está muy constreñido por sus relaciones. Cualquiera que llegue a la presidencia lo primero que tiene que atender es a Estados Unidos y Canadá, porque de ahí está toda nuestra relación económica.

¿Cómo tiene que cambiar entonces el próximo presidente las relaciones con América Latina?

Yo no creo que tengan que cambiar. Están bien como están. Las economías de América del Sur son parecidas por ser exportadoras de commodities. México y Centroamérica son otra cosa porque ahí exportan manufactura, el turismo y las remesas son importantes y dependen de América del Norte. La realidad de América Latina es que son dos Américas Latinas.

Usted hizo parte del gobierno del PAN, ¿qué balance le dejan estos doce años?

Han sido bastante buenos con excepción de los 60.000 muertos de Calderón y esa es una excepción bastante grande. Pero viéndolo desde el punto de vista económico, no han sido malos años. Aunque hubieran podido ser mejores, pues se desaprovecharon buenas oportunidades.

¿En general la economía mexicana en qué debe cambiar?

Hay que reducir el poder de los monopolios públicos y privados. México es un país con una concentración de poder brutal, mucho mayor que en los otros países de América Latina. Mientras eso sea así es muy difícil que la economía crezca más, pues es difícil que entren otros actores.

Relaciones colombo-mexicanas

Al preguntársele al excanciller mexicano Jorge Castañeda Gutman, por las relaciones entre su país y Colombia, lo primero que se le viene a la mente es que le da gusto que el general Oscar Naranjo vaya a México a asesorar a Enrique Peña Nieto en su lucha contra el narcotráfico.

Además, al académico le gustaría ver que el próximo presidente mexicano sea un apoyo para las políticas del presidente Juan Manuel Santos.

'Ojalá el presidente Santos encuentre en el próximo presidente, a diferencia de Felipe Calderón, un socio y un aliado en las tesis de avanzadas que ha planteado a propósito del carácter fallido de la guerra contra el narcotráfico y de revisar todas las posibilidades. Ojala Peña Nieto sea un apoyo en lugar de ser un freno como lo fue Calderón', dijo.

TEMAS


Elecciones 2018 - México