El PIB de Estados Unidos acelera su crecimiento a 3% en el último trimestre de 2011

Reuters

El Producto Interno Bruto creció a un ritmo anual del 3%, la tasa más rápida desde el segundo trimestre de 2010 y por encima de la expansión de 2,8% calculada en enero, dijo el Departamento de Comercio.

La economía creció un poco más de lo estimado inicialmente, gracias a mejores cifras sobre el gasto del consumidor y de las empresas, lo que podría ayudar a calmar los temores de una fuerte desaceleración del crecimiento en 2012.

Los economistas consultados no esperaban cambios respecto de la cifra anterior de 2,8%. La economía creció a un ritmo del 1,8% en el tercer trimestre.

"Esto muestra una leve mejora pese a la volatilidad de los precios de las acciones que hubo el año pasado y muestra que no estamos ni remotamente cerca de la recesión", dijo Tim Ghriskey, presidente de inversiones de Solaris Group en Nueva York.

Aunque el crecimiento en los inventarios empresariales siguió representando gran parte del alza en la producción del trimestre pasado, las revisiones al PIB revelaron un tono mejorado para el panorama de crecimiento del primer trimestre.

Las empresas no fueron tan agresivas en los esfuerzos de reposición de mercadería durante el cuarto trimestre, lo que debería ayudar a calmar los temores de una desaceleración más fuerte en la producción este trimestre.

Además, el gasto del consumidor -que representa cerca del 70% de la actividad económica estadounidense- fue más firme de lo que se pensó inicialmente. El gasto del consumidor subió a un ritmo del 2,1% en vez del 2%.

El gasto en construcción de viviendas también fue mayor que lo estimado previamente, mientras que las inversiones en estructuras no residenciales fueron modestamente débiles.

La inversión de las empresas en bienes de capital fue revisada para mostrar un alza del 2,8% frente al crecimiento de 1,7% calculado en la estimación anterior.

Hasta el momento los datos desde empleo a manufacturas han mostrado una fortaleza subyacente en la economía, reduciendo la necesidad de que la Reserva Federal alivie aún más la política monetaria lanzando una tercera ronda de compra de activos.

Sin embargo, los crecientes precios de la gasolina, que han subido 12,6% o 42 centavos desde inicios del año y promediaron US$3,78 por galón en la semana hasta el lunes, están empañando el panorama.

Los altos precios de la gasolina casi anularon el crecimiento a inicios del año pasado. Sin embargo, economistas creen que el impacto sobre las familias podría mitigarse esta vez por los débiles costos del gas natural y el fortalecimiento del mercado laboral.

Aunque la recuperación de inventarios agregó unos 1,88 puntos porcentuales al PIB en el último trimestre, el ritmo de acumulación no fue tan rápido como el reportado anteriormente. Los inventarios empresariales aumentaron en US$54.300 millones en vez de en US$56.000 millones.

Esto sugiere que hay espacio para más acumulación de mercadería este trimestre, pero no en la misma magnitud que en los tres meses finales del año pasado.

Excluyendo los inventarios, la economía creció a una tasa del 1,1% en vez del 0,8% estimado inicialmente. Eso seguía representando una fuerte caída desde el ritmo de 3,2% del periodo previo.

Pese a que el gasto general de las empresas fue revisado al alza, el crecimiento de las inversiones en equipos y programas se moderó a 4,8% frente a la estimación anterior del 5,2%.

Las estimaciones de crecimiento de las exportaciones también bajaron, pero la debilidad de las importaciones llevó a una brecha comercial menor.

 

TEMAS


PIB