El rescate de España sería bien acogido por el mercado y la prima de riesgo

Ripe

El rescate de la banca española está descontado en el mercado y, en principio, sería bien recibido tanto por los mercados como por la prima de riesgo puesto que eliminaría la incertidumbre, indican los expertos consultados por Expansión. Llegado ese momento, los detalles y condicionantes del hipotético y posiblemente inminente salvamento del sector bancario serán los encargados de moderar la prima y devolver las subidas al Ibex.

La actual y envolvente incertidumbre a cerca de si España necesitará ser rescatada dispara la especulación de los mercados, el principal enemigo de la bolsa. De manera, que esa es la primera barrera que se debe sortear y si se cumplen los pronósticos podría ser el sábado por la tarde. "Lo relevante es acabar finalmente con la especulación y que el mercado ponga un precio razonable al riesgo país", asegura José Luis Martínez Campuzano, estratega en España de Citi.

Para Gerardo Ortega, analista independiente y colaborador de CMC Markets, la noticia de que se rescatará a la banca española "ya está descontada". Además, apunta que "es más alcista que bajista en el corto plazo y podría provocar -a lo sumo- un rebote al alza del último tramo bajista en el que el Ibex acumula 17 semanas consecutivas sin cerrar por encima de los máximos de la semana previa". Un periodo en el que el selectivo se ha dejado por el camino 3.000 puntos.

"Un rescate sería a priori bien recibido por los mercados y la prima de riesgo debido a que elimina incertidumbre. La cuestión es cómo va a implementarse el rescate", manifiesta Pablo García, director general de Carax-AlphaValue. Y es que la incertidumbre es a día de hoy un obstáculo tan grande que abre múltiples condicionantes para el mercado y la prima de riesgo.

Todo dependerá del tipo de rescate
La reacción del mercado dependerá, en primer lugar, de si se trata de un rescate soberano o, por el contrario, es mucho más 'light' por estar centrado en la banca, aunque sea a través del Frob. "Este último es el mejor de los escenarios, dado el castigo tremendo del riesgo España", indica el experto de Citi. Esta segunda opción supondría que España solicitaría ayuda como país al Fondo Europeo de Estabilización Financiera para recapitalizar al sector bancario.

Pero también dependerá de para qué bancos se pida esa ayuda económica. "Si es para los sospechosos habituales: Bankia, CatalunyaBanc y Novacaixagalicia la bolsa subirá y la prima de riesgo se relajará, pero si se añadiera algún nombre más de tamaño sistémico, entonces la subida no estaría tan clara", detalla Iván Comerma, responsable de banca de inversión de Mora Banc.

En cualquier caso, Gerardo Ortega insiste en la importancia de que se esté poniendo el acento en los bancos y no en las fianzas públicas. Algo "determinante para que se pueda relajar la prima de riesgo, pues estamos ante un problema de recapitalización bancaria europea en general (bancos italianos) y española en particular".

En opinión de Carlos Llorente, subdirector general de Finanduero, solicitar el rescate tendría una doble vertiente. "Un apoyo en forma de ayudas directas del Frob por parte de la Unión Europea daría posiblemente un primer falso impulso alcista al sector bancario no solo español, sino también europeo que se encuentra muy deteriorado y con una caída del 25% respecto a sus máximos de marzo".

"Esto lo podría traducir el mercado como una primera petición de ayuda de España que no tendría por qué ser la última y podría verse a medio plazo como un signo de debilidad y desconfianza al haberse repetido reiteradamente que no se solicitarían tales ayudas", prosigue Llorente.

Las palabras de Roberto L. Ruiz-Scholtes, director de Estrategia UBS, tampoco son especialmente halagüeñas: "los mercados van a seguir muy preocupados por dos temas relacionados: la subordinación respecto a las instituciones europeas o al FMI de los bonistas actuales y el riesgo de que se agrave la salida de inversores extranjeros y haya que solicitar un rescate integral, lo que a su vez empeora la subordinación".

Por lo tanto, desde UBS creen que la prima de riesgo no solo no va a bajar sino que puede subir temporalmente y va a seguir insoportablemente alta y volátil todavía durante bastante tiempo. Y lo contrario para la bolsa, que seguirá a la baja.

La clave para Ruiz-Scholtes sería que hasta que no haya una acumulación de evidencias en la ejecución presupuestaria del Estado y las Comunidades Autónomas en varios trimestres, "no se romperá la circularidad entre solvencia pública y solvencia bancaria, no se empezarán a reabrir los mercados y no bajará sostenida y sustancialmente la prima de riesgo".

Importe del rescate
En este aspecto parece haberse llegado a un consenso. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI) el rescate de España podría alcanzar los 40.0000 millones de euros. En ese sentido, José Luis Martínez apunta que "si las cifras que se manejan se cumplen, en condiciones normales de mercado, serian accesibles de financiación por el Tesoro.

Pero no me parece mal que el paraguas europeo para la banca exista. Es una buena aproximación al objetivo de control y supervisión única europea".

Además, en su opinión "deberían poner un coto a la especulación del mercado sobre cifras. Mejor poner un montante o límite máximo amplio y que finalmente se concrete con los resultados de las auditorías" que tendrán lugar el 21 de junio.

Sin embargo, Gerardo Ortega se muestra sorprendido por el hecho de que España pudiera pedir este sábado formalmente el rescate de la banca española sin esperar unos días a que las consultoras Roland Berger y Oliver Wyman "nos den las necesidades de capital 'exacta' y para qué bancos".

Y Comerma subraya que si el importe que España solicita es claramente inferior a 50.000 millones, será una buena noticia para el Ibex y la prima. Mientras que para Llorente, "las condiciones y el importe de la ayuda necesitada tras los resultados de las auditorías a la banca serán los datos que valorará el mercado para cotizar probablemente, a la baja, más adelante el reconocimiento a una intervención de nuestro sistema financiero".

¿Grecia pesa más que España?
Las condiciones exigencias que la Unión Europea y la troika impongan a España a cambio de lanzarle el salvavidas, son otro de los puntos clave que mirará con lupa el mercado.

De ahí que Llorente aclare que la ayuda, en caso de solicitarse o de aceptarse, deberá ir acompañada de dos mensajes clarísimos. El primero: "España no es Grecia"; y el segundo: "que se va a hacer una reestructuración final en la que no se puede descartar finalmente hacer un banco estatal desde el que se gestione una sola entidad y se la dote de la gran ayuda para hacer viable el proyecto financiero que España necesita para tocar suelo de una vez y tener un futuro viable y los mercados se lo crean". "Sólo así, el mercado podrá comenzar a cotizar al alza los precios de los valores financieros. Pero aún la tendencia sigue siendo negativa", concluye el subdirector de Finanduero.

Desde el punto de vista de Comerma, la letra pequeña que supondrá "la crisis de los mercados en España -que no la economía real- se resolverá cuando se articule una solución clara que trate por separado la crisis de la deuda pública (bonos gobierno y Comunidades Autónomas), de la crisis de la deuda privada (sistema financiero y empresas, en concreto los primeros)".

Por último, para José Luis Martínez, de Citi, "el principal riesgo para los mercados a corto plazo es Grecia y las elecciones" que tendrán lugar el próximo 17 de junio.

TEMAS


España