El sucesor de Lula pondría impuestos a los bancos y no quiere privatizar Petrobras

Fernando Haddad será el sucesor de Lula

Carlos Gustavo Rodríguez Salcedo

Luiz Inácio Lula da Silva intentó hasta el final mantener viva su candidatura presidencial, pero al final, desde prisión, tuvo que declinar su aspiración y pasarle el mando a Fernando Haddad, exalcalde de Sao Paulo y ministro de Educación durante los gobiernos de Lula y Dilma Rousseff.

Haddad ha sido un fuerte crítico del sector bancario y financiero, quiere que los que tengan un alto diferencial en las tasas de interés paguen más impuestos. Además, se ha opuesto a la venta de empresas estatales como Petrobras y Eletrobras, que han estado en los planes del actual presidente Michel Temer para mejorar la situación fiscal de una economía que intenta dejar atrás los fantasmas de la recesión.

Lula preparó una carta, que no había sido publicada al cierre de esta edición, en la que no solo criticaba los procesos judiciales que hay en su contra, sino en la que también oficializaba su apoyo al político brasileño para unificar los apoyos al interior del Partido de los Trabajadores.

El expresidente brasileño, el político más popular de su país y quien se mostraba como el principal favorito en las encuestas de cara a las elecciones presidenciales, se encuentra en prisión, cumple una pena de 12 años de cárcel y no podrá lanzarse a la contienda debido a una ley que impide que haya aspirantes con condenas confirmadas tras una apelación.

Haddad, de 55 años, no es muy conocido en Brasil, aunque Lula trabajará desde prisión para trasladarle su popularidad. Luiz Couto, diputado y candidato al Senado, dijo que no abdicarán en la pelea judicial de Lula pero que su “legado continuará a través de Haddad”. Según una encuesta que publicó ayer Datafolha, previo a la oficialización de su candidatura, tenía una intención de voto de 9%, un salto de cinco puntos porcentuales respecto a la medición anterior y el mayor aumento entre los 13 candidatos presidenciales. Ciro Gomes, también de izquierda, avanzó en el sondeo y aumentó de 10% a 13%.

El ultraderechista Jair Bolsonaro, quien aún se encuentra en el hospital tras ser apuñalado en un acto de campaña la semana pasada, creció solo dos puntos porcentuales y llegó hasta 24%, aunque algunos analistas esperaban un salto mayor tras el atentado. Sin embargo, Juliano Ferreira, estratega de la correduría BGC Liquidez, escribió en una nota recogida por la agencia Reuters que “en pocas palabras: Bolsonaro parece tener asegurado un lugar en el balotaje, (pero) una vez allí, sus posibilidades de perder se ven más fuertes, sea quien sea su rival”.

TEMAS


Lula da Silva - Brasil - Elecciones presidenciales - Elecciones 2018 - Petrobras - Michel Temer - Fernando Haddad