Elliott Management reanuda ofensiva para reestructurar a Hyundai Motor

La nueva propuesta de Elliott se produce en un momento en que el grupo busca ganar el favor de los inversionistas

Bloomberg

Elliott Management Corp., el fondo activista que obligó a Hyundai Motor Group a desechar un plan por US$8.400 millones a principios de este año, reanudó su ofensiva para una reestructuración en el gigante automovilístico de Corea del Sur.

En una carta de Elliott a Hyundai a la que tuvo acceso Bloomberg News, el fondo del multimillonario Paul Singer exhortó a la fusión de algunas unidades clave para reforzar el valor para los accionistas y mejorar la estructura del grupo. Una opción es que el fabricante de autopartes Hyundai Mobis Co. venda su negocio de servicio posventa a la afiliada Hyundai Motor Co., y luego fusione lo que quede de Mobis con la afiliada de logística Hyundai Glovis Co., según la carta del 14 de agosto.

En la misiva, Elliott invitó a Hyundai a discutir las propuestas, pero la compañía coreana posteriormente rechazó la invitación, citando posibles incumplimientos de las normas locales, dijeron personas con conocimiento del asunto, que solicitaron no ser identificadas. Un representante de Elliott declinó comentar sobre la carta.

Hyundai Motor Group también se negó a comentar sobre la carta o sobre si rechazaron la solicitud de evaluación enviada por Elliott, pero indicó que “mientras nuestro enfoque actual y nuestras prioridades estratégicas están en mejorar las operaciones en toda la compañía, esperamos compartir a su debido tiempo nuestras ideas sobre cómo mejorar el valor para los accionistas con todos ellos”.

US$60.000 millones en valor de mercado
Las fusiones propuestas involucrarían compañías con un valor de mercado combinado de más de US$60.000 millones y representan la última ofensiva del tenaz fondo de cobertura -que ha luchado contra países y ha hecho campaña para reestructurar grandes empresas como Samsung- para impulsar cambios en un grupo cuyas unidades operan con descuentos en relación con la mayoría de sus pares en la industria automotriz mundial.

La maniobra también se produce en un momento en que Hyundai intenta buscar una forma de reorganizar al grupo para que el heredero Euisun Chung pueda tomar el control del imperio comercial de su padre de 80 años, en un país con algunos de los impuestos de sucesión más altos del mundo.

Los fondos de Elliott administran alrededor de US$35.000 millones en activos, incluidas acciones de Hyundai Motor Co., Kia y Mobis. Elliott poseía aproximadamente el tres por ciento de Hyundai Motor Co. al 13 de agosto, de acuerdo con la carta.

Según la propuesta de Elliott, la entidad fusionada Mobis-Glovis podría situarse en la parte superior de la jerarquía del grupo y tener una participación controladora en Hyundai Motor Co., la unidad más grande en un grupo que tiene docenas de filiales que generan un ingreso total de más de US$85.000 millones al año.

El objetivo de los cambios propuestos sería maximizar el valor para los accionistas y establecer una estructura que apoye de mejor forma las estrategias a largo plazo del grupo, de acuerdo con la carta. También ayudaría al grupo a poner fin a participaciones circulares, abordar inquietudes relacionadas con transacciones entre empresas afiliadas y maximizar la eficiencia desde una perspectiva de gobierno corporativo, según la carta.

Sin ’Medidas sustantivas’
Hyundai Motor Group “todavía tiene que tomar medidas sustantivas para abordar las preocupaciones que continúan afectando a HMG y el valor de sus acciones”, según la carta. “Expresamos nuestra preocupación sobre el hecho de que la junta no comunique a los accionistas sus planes de reestructuración empresarial y corporativa”.

Elliott también propuso que Hyundai forme un comité para desarrollar un plan de reestructuración que redunde en el mejor interés del grupo y sus accionistas, según la carta. En su declaración, Hyundai Motor Group indicó que no puede compartir información confidencial sobre sí misma de forma selectiva con algunos inversionistas.

“No podemos crear un comité separado que permita que solo algunos accionistas selectos participen en el establecimiento de decisiones de gestión fundamentales”, dijo el grupo coreano.

Elliott conoce bien a Hyundai. A principios de este año, lanzó una campaña pública para oponerse a una controvertida fusión de algunas de sus unidades que, según Elliott, habrían perjudicado a los accionistas minoritarios. Elliott hizo una contrapropuesta, que Hyundai rechazó, pero el conglomerado coreano finalmente descartó su controvertido plan y prometió mejorar su comunicación con los inversionistas.

Para Hyundai, la nueva propuesta de Elliott se produce en un momento en que el grupo busca ganar el favor de los inversionistas de cara a sus propios planes de reestructuración revisados, que no han sido anunciados. A menos del 40 por ciento de su valor en libros, las acciones de la unidad más grande del grupo, Hyundai Motor, se cotizan en uno de los niveles más bajos de la industria automotriz, según datos compilados por Bloomberg.

TEMAS


Hyundai - Automotor - Transporte - Elliott Management