En la Cumbre también se debate sobre desempleo

Luis Fernando Vargas Alzate

Esta segunda semana de abril se viene desarrollando en Cartagena de Indias la VI Cumbre de las Américas, y se resalta la participación directa de 33 de los 35 Estados del continente americano.

Como es sabido, sólo quedaron por fuera del evento Cuba, que no fue invitada por aislarse de la línea democrática exigida para tal efecto, y Ecuador, que desde su presidente expresó no querer estar más en los foros multilaterales del continente que involucren la tradicional institucionalidad financiera y los actores que a ella se suscriben.

En la reunión continental se vienen discutiendo temas que hoy están en primera línea de las agendas de política pública de las 33 naciones presentes. Entre estos se destacan los de seguridad ciudadana, desastres naturales, uso de nuevas tecnologías, cooperación e integración física regional, y la reducción de la pobreza y la inequidad.

Precisamente en este último tema se vienen presentando importantes debates, pues los gobiernos asistentes tienen proyectos, programas y cifras por mostrar en relación con la política económica que desarrollan en cada rincón de América, para impactar un tema que es directamente generador de pobreza e inequidad. Se trata del desempleo.

Recientemente han salido a la luz pública cifras bastante alentadoras en varios países de América, que muestran cómo éste sigue reduciéndose de manera lenta, pero progresiva y con un impacto significativo en la reducción de la pobreza. El caso estadounidense es el más tranquilizador para el continente, pues quiérase o no, las economías que directa o indirectamente se vinculan con Washington requieren que a éste le vaya bien para que el sistema marche de manera acertada. Sin embargo, no es sólo Estados Unidos el que muestra niveles de recuperación frente al tema del empleo. También Colombia, Ecuador, Bolivia y Perú, entre otros.

Las cifras actuales reflejan un descenso en la desocupación y dan un real parte de tranquilidad frente al trabajo que se viene adelantando en cada una de estas naciones. De los andinos, Venezuela es el único que rompe la norma del descenso, pues su tasa de desempleo pasó de 7,9% en 2009 a cifras superiores en 2011, que en todos los casos consultados resultan ser diferentes. El dato oficial se desconoce, pues aunque el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha indicado que la cifra es del 8,4%, no hay aceptación de la información en el sector productivo venezolano, donde se duda profundamente de ella. Podría decirse que una media para el país bolivariano está alrededor de un desempleo del 9%.

Las cifras oficiales de desocupados para la región andina, durante 2011, ponen a Colombia en desventaja con los demás países. Ecuador tuvo una tasa de desempleo del 5,07% (Banco Central), Bolivia del 5,5% (Ministerio de Economía y Finanzas), Venezuela del 8,4% (INE), Perú 7,8% (INEI), mientras la medida colombiana estuvo situada en 10,8%, de acuerdo con la información ofrecida por el Dane. Para el caso estadounidense, el descenso se hizo más marcado para 2011. La tasa de desocupación fue del 8,95% (Bureau of Labour Statistics); mientras que en 2010 se había ratificado en 9,6% y en 2009, en 9,3%.

Estos dos últimos actores son los que ahora debieran llamar más la atención de quienes habitan el país cafetero.

Colombia y Estados Unidos se encuentran ad portas de la implementación de su tratado de libre comercio, que necesariamente tendrá efectos en el empleo de ambas naciones. La Cumbre, y una reunión bilateral posterior, servirán a los dos para determinar el momento preciso en el cual despegue este mecanismo de liberalización que facilitará a Colombia la inserción en procesos productivos exigentes, pero conducentes a la reducción de sus niveles de pobreza.

Aunque se trate de un diálogo exclusivo de la bilateralidad, lo real es que la reunión en Cartagena no pudo darse en un momento más oportuno.

Mientras el gobierno nacional interactúa con los líderes continentales, sigue avanzando en la ejecución de sus estrategias económicas para reducir la pobreza nacional y el profundo atraso del país. Así como sucede en Estados Unidos hoy, también en Colombia el desempleo seguirá en descenso.

TEMAS


Cartagena - Desempleo