Andrés López Obrador puntea en las encuestas para ser el nuevo presidente de México

Sería el primer gobierno de izquierda que tendría México en varias décadas.

Reuters

El candidato a la Presidencia de México, Andrés López Obrador, lidera las encuestas a la salida de las urnas, con una favorabilidad de 47,8%, con lo que sería, virtualmente, el nuevo mandatario de los Estados Unidos mexicanos.

Con esta posible votación, duplica la votación que tendría Ricardo Anaya, que por el momento registra una intención de voto de 25,2%, según un sondeo elaborado a las 11:30 de la mañana.

Superaría también con amplia diferencia al exsecretario de Hacienda, José Antonio Meade, que tendría 21,4% de los votos de los mexicanos.

Con estos resultados, Obrador se haría con la presidencia luego de haber perdido las últimas dos elecciones.

En las elecciones de este domingo, México se juega un giro hacia la izquierda en los comicios del domingo con Obrador montado en promesas de acabar con la violencia, la corrupción y la desigualdad que carcomen desde hace años al país.

Si prospera en su tercer intento por llegar al poder, López Obrador será el primer mandatario de izquierda en décadas.

Durante la campaña, AMLO -su apodo por el acrónimo de su nombre- prometió erradicar la corrupción y ajustar el modelo de libre mercado, lo que inquietó al sector empresarial de un país con un modelo exportador y ortodoxo en términos económicos.

Aunque ha propuesto revisar millonarios contratos públicos y decenas de adjudicaciones petroleras, bajar los precios de las gasolinas y subsidios a productos agrícolas, moderó algunas posturas y sus asesores calmaron algo de la inquietud de los mercados, que fueron asimilando la posibilidad de un triunfo.

“Voy a votar por AMLO por los cambios que promete”, dijo Ángel Martínez, un consultor de 23 años en Ciudad de México. “Los demás (partidos) ya gobernaron mucho tiempo y no cumplieron lo que prometieron. Estamos hartos”.

Como él, muchos creen que los gobiernos previos han dejado asignaturas pendientes: la impunidad, la descontrolada violencia ligada a los cárteles de la droga y el crimen organizado, la austera expansión económica y la pobreza que sofoca a casi la mitad de los 126 millones de mexicanos.

“La victoria del domingo se ha ido concretando con la abnegación de muchos; no surge de repente ni brota únicamente del malestar que provocó el antiguo régimen autoritario y corrupto que está llegando a su fin”, dijo AMLO el miércoles, en su cierre de campaña en un abarrotado Estadio Azteca, propiedad del Grupo Televisa, del magnate mexicano Emilio Azcárraga.

“He conducido mi vida con rectitud y esa honradez es con la que queremos transformar México”, agregó.

 

EL FANTASMA DE VENEZUELA

La campaña electoral ha sido un reflejo de los persistentes males que sufre México y arrojó un saldo de 133 políticos asesinados, denuncias de compra de votos y el robo de actas en cuatro estados.

A pesar de todo, el Instituto Nacional Electoral (INE) dijo que espera una jornada electoral sin sobresaltos en la que más de 89 millones de personas podrán votar desde el próspero y desértico norte hasta el empobrecido y selvático sur del país.

Serán las elecciones más grandes en la historia del país, en las que también se renovarán más de 3,400 cargos, entre diputados, senadores, gobernadores y alcaldes. Las mesas de votación abrirán de 08.00 a 18.00 hora local (1300-2300 GMT).

Los rivales de López Obrador insisten en que es un populista y autoritario que llevaría al país por la senda de Venezuela, que tiene las mayores reservas de crudo del mundo pero sufre una crisis económica y social tras casi dos décadas de socialismo.

Incluso lo han comparado con el veleidoso presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con quien AMLO ha dicho que espera tener una relación de respeto y negociar, de igual a igual, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Los últimos sondeos muestran que la coalición encabezada por Morena, el partido de López Obrador, obtendría la mayor cantidad de escaños en el Congreso, aunque se quedaría corta de una mayoría. Ningún partido ha tenido mayoría absoluta desde 1997.

 

VOTO ÚTIL

Aunque la brecha entre Anaya y Meade se acortó en las últimas semanas, el primero -un abogado de 39 años- aún mantiene el segundo lugar en la mayoría de las encuestas.

“Hago un llamado al voto útil, hagámoslo juntos y vamos a ganar”, dijo Anaya el miércoles ante miles de seguidores al cerrar su campaña en León, capital del estado de Guanajuato, posicionándose como el único que puede vencer a AMLO.

Meade, exsecretario de Hacienda de 49 años, no pudo despegarse de los escándalos de corrupción del PRI e incluso sus rivales lo han acusado de desviar fondos públicos. Él se ha defendido asegurando que su única mancha “es el vitiligo”.

“La historia va a juzgar a quienes, conociendo el riesgo de la alternativa autoritaria y antidemocrática de Andrés Manuel (López Obrador), lo han habilitado”, dijo Meade durante su cierre de campaña en el estado Coahuila.

TEMAS


México - Elecciones 2018 - 2022 - Elecciones