Erdogan enfrenta prueba en votación para presidente y parlamento de Turquía

Turquía Bloomberg

Erdogan es el líder más popular pero también más divisivo en la historia moderna turca.

Reuters

Los turcos votaron el domingo en unas elecciones presidenciales y parlamentarias que representan el mayor desafío en las urnas para Tayyip Erdogan y su partido de raíz islamista AK desde que llegaron al poder hace más de una década y media.

La votación también dará inicio a una nueva y poderosa presidencia ejecutiva que desde hace tiempo busca Erdogan, respaldada por una pequeña mayoría de turcos en un referendo de 2017. Los críticos dicen que erosionará aún más la democracia en el estado miembro de la OTAN, afianzando el mandato unipersonal.

Las estaciones de votación cerraron a las 5 de la tarde (1400 GMT). La participación fue buena, dijo Erdogan, como es habitual en Turquía. No hubo resultados a boca de urna y los primeros conteos oficiales se esperaban para más tarde.

Una multitud de partidarios de Erdogan coreó su nombre cuando salía de una escuela luego de votar en Estambul, la mayor ciudad turca, estrechando las manos de las personas en medio de una ajustada seguridad.

“Turquía está protagonizando una revolución democrática”, dijo a los reporteros en la estación de votación. “Con el sistema presidencial, Turquía está elevando seriamente el nivel, por encima de las civilizaciones contemporáneas”.

Erdogan, el líder más popular pero también más divisivo en la historia moderna turca, sostiene que los nuevos poderes le permitirán abordar mejor los problemas económicos del país – la lira ha perdido 20 por ciento contra el dólar este año – y lidiar con los rebeldes kurdos en el sureste de Turquía y los vecinos Irak y Siria.

Pero no contaba con Muharrem Ince, el candidato presidencial del Partido Popular Republicano (CHP), una agrupación laica, cuyas presentaciones combativas en actos de campaña han galvanizado a una oposición turca separada y desmoralizada.

Hablando en un acto en Estambul el sábado, en el que participaron cientos de miles de personas, Ince prometió revertir lo que él y los partidos de oposición ven como un giro hacia un gobierno autoritario bajo Erdogan en la nación de 81 millones de habitantes.

“Si gana Erdogan, les seguirán oyendo sus teléfonos (…) el miedo continuará reinando (…) Si gana Ince, los tribunales serán independientes”, dijo Ince, agregando que sacará al estado turco de la emergencia en 48 horas en caso de resultar electo.

Los partidarios de Erdogan dijeron que solo él podría asegurar la estabilidad política y económica de Turquía.

“Esta estabilidad debe continuar y eso puede ocurrir con Erdogan, por eso voté por él”, dijo el conserje Mehmet Yildirim, de 48 años, en Estambul. “Con Erdogan, estamos fuertes contra Occidente”.

Partidos de oposición y ONG han dicho que destinarían medio millón de observadores a las urnas para impedir el fraude. Sostienen que los cambios en las leyes electorales y denuncias de fraude en el referendo de 2017 generan temores sobre la rectitud de la votación.

La agencia de noticias dirigida por el estado Anadolu dijo que se habían iniciado “acciones legales” en el sudeste contra 10 extranjeros -ciudadanos de Francia, Alemania e Italia- que se identificaron como observadores electorales pero no estaban acreditados. No estaba claro si fueron colocados bajo custodia.

El líder del principal partido opositor CHP, Kemal

Kilicdaroglu, dijo después de la votación en Ankara que su partido había recibido quejas de irregularidades electorales en el sureste.

TEMAS


Turquía - Elecciones - Política