‘España no verá luz al final del túnel antes del 2018’: Juan Ignacio Crespo

Salud Hernández-Mora

Le consideraron pájaro de mal agüero a principios de siglo, en plena fiesta ibérica, por augurar una recesión económica. Tampoco se hizo el más popular de la clase cuando anunció, hace ahora un lustro, que la crisis se prolongaría algo más de una década. Eran tiempos en que la mayoría, Zapatero incluido, pregonaba que terminaría en un abrir y cerrar de ojos. Entrevista de Salud Hernández-Mora.

Ahora, sin embargo, a Juan Ignacio Crespo, prestigioso economista español, que acaba de publicar “Las dos próximas recesiones”, le matriculan en el escuálido bando de los optimistas. Todo porque en estos tiempos sombríos ve una luz titilando al final del largo y oscurísimo túnel que atraviesa España. Y porque en su última obra ofrece una perspectiva histórica que pone las cosas en su sitio y ahuyenta a los más catastrofistas.        

¿Por qué es optimista si todo el mundo en España llora por los pasillos?

Desde que empezó la crisis, mi idea era que con altibajos iba a durar diez, doce años. Llevamos cinco años, nos quedan otros cinco. En ese periodo hemos pasado una recesión y a caballo entre 2016, 2017, es probable que haya otra.

¿Es que nadie aprende de los errores y los dirigentes los repiten?

La generación que gobierna es completamente distinta a la que vivió la crisis anterior de este tipo -hace treinta y cinco, cuarenta años- y siempre les puede el optimismo porque después de esos años ha habido momentos de crecimiento tan buenos donde el optimismo reina y en los que el apalancamiento financiero parece que ha solucionado todos los problemas. La historia se repite porque se aprende de las crisis, se toman precauciones, se firman cautelas pero se van esfumando poco a poco con el paso del tiempo y la nueva prosperidad.

Hay quienes comparan esta época con la Gran Depresión norteamericana

Siempre le digo a quienes lo comparan que en Estados Unidos, en aquélla crisis, el Producto Nacional Neto cayó un 53%. Aquí, en España, en el peor momento, ha caído el 4%. Países tan maltratados por la crisis como Islandia, en el peor momento, cayeron alrededor del 20%, igual que en algunos bálticos. Es decir, todo alejadísimo de esas cifras tremendas de la Gran Depresión.

En España se escuchan duras críticas a Rajoy por su mal manejo de la crisis

Confiaban en que el nuevo gobierno tendría propiedades milagrosas y resolvería la crisis con rapidez. Es evidente que eso no podía ser así pero no por demérito de Rajoy, tampoco por Zapatero. Es una crisis muy fuerte frente a la que las medidas de los gobiernos son, simplificando, como una imagen de gesticular delante de un huracán.

¿Fue la construcción el tumor maligno de la economía española?

En España crecimos en construcción de vivienda de una manera disparatada, construyendo aquí lo mismo que en toda Europa junta, o las mismas que en Estados Unidos. Llegamos a iniciar ochenta mil viviendas en un mes y ahora cinco mil. Eso se traduce en un desempleo enorme y en un billón (de euros) en créditos hipotecarios.

Hay quienes pronostican que el euro desaparecerá

Lo veo muy complicado, es la segunda moneda de reserva más importante del mundo, eso le da una solvencia enorme. La Eurozona como conjunto no tiene necesidad de financiación exterior, tiene un pequeño superávit, y ahora mismo los lazos que ligan a los bancos europeos son potentes: el Banco de España le debe trescientos mil millones de euros al Bundesbank y otro tanto Italia. Si quiere cobrar, mejor que no se rompa el euro.    

 ¿Aparte de ajustes, qué necesita España para superar la crisis?

Que pasen unos cuantos años. Las crisis financieras no te quitan diez años de estancamiento económico prolongado. No vamos a ver la luz al final del túnel antes del 2018.
 

Juan Ignacio Crespo, economista español.