España prepara plan para sanear la banca, presionada por el negocio inmobiliario

Reuters

El presidente español, Mariano Rajoy, dijo que su Gobierno probablemente aprobará este viernes medidas “importantes” para sanear el sector financiero, que se encuentra fuertemente expuesto a un deprimido negocio inmobiliario.

El Gobierno considera la creación de "bancos malos" y la posibilidad de recurrir a dinero público, dos caminos que inicialmente rechazó, para una reestructuración que sitúa en el centro de los saneamientos al banco Bankia.

Fuentes gubernamentales dijeron que las medidas incluyen la creación de sociedades que agrupen los activos inmobiliarios tóxicos de los bancos durante un periodo de 10 a 15 años.

El sector financiero es una de las principales fuentes de inquietud en España, por la erosión de sus balances tras el estallido de la burbuja inmobiliaria y el temor a que esto lleve a un rescate como ya sucedió en Irlanda.

En este contexto, Bankia, la cuarta entidad financiera española con unos 300.000 millones de euros en activos, es el mayor quebradero de cabeza para el Ejecutivo dado su carácter sistémico y su alta exposición al sector inmobiliario.

El presidente ejecutivo de Bankia y de su matriz Banco Financiero y de Ahorros (BFA), Rodrigo Rato, dimitió el lunes de sus cargos tras el anuncio de las medidas.

Fuentes del Gobierno habían anticipado que el plan incluiría para Bankia, la cuarta entidad crediticia, cambios en la gestión de la entidad.

En una carta distribuida por la entidad financiera, Rato anunció su renuncia y dijo que propondría como sucesor al ex consejero delegado de BBVA, José Ignacio Goirigolzarri.
"Es la persona más adecuada para liderar este proyecto en estos momentos", dijo Rato sobre Goirigolzarri, que gestionó la fusión del banco BBV con la caja estatal Argentaria.

Rescate para Bankia
El diario El País publicó que el Gobierno prepara la inyección de miles de millones en Bankia junto con el Banco de España, para realizar un profundo saneamiento en la entidad, con la aportación de un préstamo público que deberá devolver con un interés del 8 por ciento, además de presentar un plan de viabilidad que incluirá cambios en el equipo gestor.

Una fuente del Banco de España dijo que el plan para Bankia incluye la posibilidad de vender activos.

"La posibilidad de un fortalecimiento del balance a través de desinversiones de activos está ahora mismo sobre la mesa", dijo la fuente.

Según fuentes financieras consultadas por El País, el grupo formado por Bankia y su matriz BFA – el grupo resultante de la fusión de Caja Madrid, Bancaja y otras cinco cajas de ahorros – necesitaría entre 5.000 millones y 10.000 millones de euros para limpiar su balance.

El grupo tiene que cubrir unas necesidades de 5.070 millones de euros -de los que aún tiene pendientes 2.627 millones- para cumplir con los requisitos de la reforma financiera, y está llevando a cabo una activa política de desinversiones en participaciones industriales y recompra de preferentes para captar fondos.

Rajoy no quiso confirmar el establecimiento de los denominados "bancos malos", pero sí reconoció que es necesario tomar medidas urgentes para que la banca pueda deshacerse de los activos inmobiliarios sacándolos al mercado y reactivando posteriormente el crédito a la estrangulada economía.

"Lo que quiero y lo que pretendemos es que esas viviendas se fije su precio real, aunque pierdan dinero todos, los promotores y los bancos, se fije su precio real y se saquen a la venta", dijo. "Esa es la operación que tenemos en marcha y esa es la operación de la que vamos a tratar en el consejo de ministros del próximos viernes", señaló.
 

TEMAS


España