España tras el rescate: atentos a la bolsa y la prima de riesgo

Ripe

El Ibex podría recuperar la cota de los 7.000 puntos hoy y la prima de riesgo, que el viernes cerró en 488 puntos, debería relajarse. Es lo que vaticinan algunos expertos como reacción a las ayudas a la banca de este fin de semana.

El cóctel vitamínico para el índice se compone de menos dosis de incertidumbre respecto a de dónde sacaría el Gobierno el dinero para capitalizar la banca; el cierre de posiciones bajistas (cortas) y el mensaje de la UE de que está dispuesta a actuar para calmar las turbulencias.“Es una señal clara a los mercados y al público de que la zona del euro está decidida a emprender acciones decisivas para calmar las turbulencias del mercado y contener el contagio”, señaló ayer el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn. “Espero una buena reacción de la bolsa española, sobre todo del sector financiero. El rescate se limita al ámbito bancario y el importe (hasta 100.000 millones de euros) es, a priori, suficiente para recapitalizar los bancos españoles en problemas. Que se realice a través del Frob es una buena noticia y la rápida reacción de la UE es obviamente positiva”, afirma Pablo García, director general de Carax Alphavalue.“No es un rescate y el plan es muy positivo para España porque se reduce la incertidumbre respecto al sector financiero, que consigue financiación en condiciones muy holgadas”, explica José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España. El experto prevé una reacción muy positiva hoy en los mercados, tanto de renta variable como de deuda. “Hay muchas posiciones cortas en España y su cierre provocará subidas”, indica. Añade que, si el mercado tuviera alguna duda y no fuera capaz de verlo, “el BCE debería intervenir para rebajar la tensión”.A por el 7.000“La confirmación del plan debería devolver al selectivo al entorno de los 7.000 puntos. Tampoco veríamos justificado un rebote superior, ya que los problemas de fondo siguen sin resolverse. El plan sólo supone evitar un deterioro aún mayor de la situación”, asegura Victoria Torre, de Self Bank.“La reacción puede ser impredecible, pero la bolsa debería recuperarse hasta los 7.000 puntos y la deuda relajarse entre 40 y 50 puntos. No obstante, hay que tener en cuenta que en países que han sufrido otros rescates no se redujo la prima de riesgo inmediatamente”, indica Rafael Romero, director de Inversiones de Unicorp Patrimonio. La situación era diferente.“La subida del 8% de la bolsa española la semana pasada y la caída del 10% de la prima de riesgo indican que la noticia gustará en el mercado”, afirma Daniel Pingarrón, de IG Markets. Otras razones para ser optimistas son: que el FMI diga que el 70% del sector financiero está sano y tener una línea de liquidez de 100.000 millones.El hecho de que sea un rescate a la banca y no al país permitirá a España poder seguir financiándose en el mercado con normalidad, a diferencia de lo que pasó con Irlanda y Portugal, que sólo pueden financiarse a corto plazo. “Les han sacado del mercado de bonos”, asegura Joaquín Casasús, director general de Abante Asesores Gestión.Los expertos esperan que el euro, que el 31 de mayo marcó el nivel más bajo frente al dólar desde junio de 2010, pueda subir puntualmente. No obstante, las dudas de qué pasará tras las elecciones en Grecia le restan fuelle. Podría subir hasta los 1,28 dólares, pero hay que ser cauto.Los intereses a pagar por este préstamo europeo irán contra las cuentas públicas de España. Pero esto no supone un problema, en opinión de los expertos. “Es un préstamo que le dan al Frob (se especula que a un interés del 3%), que a su vez cobrará a la banca tasas más elevadas”, explica el estratega de Citi.Respecto al posible efecto dilutivo que pueden sufrir los accionistas de las entidades, según la vía que utilicen para capitalizarse (emitir acciones, CoCos o preferentes), “se verá a partir del 21 de junio y no esperamos ampliaciones más que de las que ya han reconocido sus problemas (Bankia, Banco de Valencia)”, asegura Pingarrón. Que no haya sorpresas será clave en el futuro de la banca en bolsa.Roberto Ruiz-Scholtes, director de Estrategia de UBS, espera una reacción alcista fugaz hoy. Advierte de la desconfianza de los inversores extranjeros respecto a la deuda española.Incertidumbres abiertasLos analistas advierten de que hay otros frentes de batalla abiertos que pueden deslucir la acogida de los inversores. “Es posible que ya esté parcialmente descontado en el mercado. En la medida que se vaya avanzando, supondrá un alivio en la presión hacia el sector, pero hay otras incertidumbres que pueden jugar en contra de los mercados, como qué pasará con las elecciones griegas el próximo 17 de junio”, advierte Antonio Pulido, de Fidelity.Martínez Campuzano añade también los datos macroeconómicos que se conocerán esta semana y la situación del crecimiento de China. “Esta madrugada se conocen datos macroeconómicos importantes en China y el mercado está muy pendiente, sobre todo la bolsa alemana, por las exportaciones”, afirma Pingarrón.La banca será líder del tirón alcista, pero puede ser fugazEn las apuestas de los expertos gana por goleada que la banca será la que mejor reciba la noticia hoy en bolsa, por el alivio que supone que contarán con una líneade ayudas. Santander y BBVA son los que mejor recibiránla noticia, ya que no tienen grandes necesidades de capital y por su menor exposición al negocio en España, según Unicorp. Desde IG Markets creen que Bankia y Bankinter pueden quedar rezagados. “Bankiano tiene ningún atractivo y los accionistas tendrán que hacer sacrificios. Bankinteres el que menos se beneficia del rescate, porque no lo necesita”, afirma Pingarrón. La menor incertidumbre podría atraer inversores hacia otras grandes valores como Telefónica, Repsol y las constructoras, incluso. “Con tantos inversores bajistas saliendo por una puerta pequeña esperamos subidas generalizadas”, señalan en Abante Asesores. Desde Self Bank también esperan una reacción alcista en el sector inmobiliario, uno de los más penalizados. “Son compañías muy endeudadas, a las que el incremento del coste de financiación les perjudica y están muy correlacionadas con el sector bancario”, explica Victoria Torre.