España ya negocia rescate con la eurozona

Reuters

El Ejecutivo de Mariano Rajoy negocia con sus socios europeos la condiciones para un rescate blando destinado a estabilizar su deuda soberana en los mercados y mitigar así los costes de financiación del Estado,

España está negociando con la zona euro las condiciones de un paquete de ayuda para reducir sus costos de endeudamiento, aunque el país no ha tomado una decisión final sobre el pedido de un rescate financiero, dijeron tres fuentes con conocimiento del tema.

La opción que más se discute es que el actual mecanismo de rescate europeo, el FEEF, compre deuda pública española en subastas primarias, mientras que el Banco Central Europeo intervendría en el mercado secundario para bajar los rendimientos, precisaron las fuentes.

No se ha discutido un monto específico para la ayuda durante las conversaciones, que comenzaron hace varias semanas, dijo una de las fuentes.

Otras fuentes calificadas de la eurozona fueron más prudentes. Una de ellas dijo que no había salido nada en claro sobre una ayuda para España, mientras una quinta dijo que no existían tales negociaciones.

Los costos de endeudamiento de España alcanzaron el mes pasado su máximo nivel desde el lanzamiento del euro hace 13 años, mientras que la prima de riesgo que demandan los inversores para tener bono españoles a 10 años en vez de deuda alemana subía el jueves a 504 puntos, un nivel considerado insostenible en el largo plazo.

“Las negociaciones han comenzado y están en marcha. Ahora mismo, la opción que se prefiere, la que está discutiéndose activamente, es que el FEEF compre bonos en el mercado primario y que el BCE lo haga en el secundario”, dijo a Reuters una de las fuentes con la condición de no ser identificada.

La fuente sostuvo que no se haría un anuncio formal hasta al menos antes del 12 de setiembre, pero que luego de esa fecha las cosas podrían darse con rapidez.

La oficina del presidente español rehusó hacer comentarios al respecto.

Una portavoz del Ministerio de Economía dijo que no se ha producido cambio alguno en la postura española y que España esperaría hasta la próxima reunión del consejo de gobierno del Banco Central Europeo el próximo 6 de septiembre y a tener nuevos detalles sobre cómo planea intervenir el BCE, antes de tomar cualquier medida.

El presidente del BCE, Mario Draghi, ha dicho que el banco central podría intervenir para bajar los elevados costos de la deuda, pero sólo si el país en cuestión pidiera primero una ayuda similar al fondo de rescate europeo.

Aunque hay un consenso político general de que las condiciones deberían limitarse a lo ya incluido en las recomendaciones de Europa para España, que han impulsado una serie de dolorosas medidas de austeridad, dos de las fuentes dijeron que los países de la zona euro insistían en fijar un calendario y supervisión de las reformas más estricto.

Por otra parte, dos de las fuentes dijeron que los países del euro y la Comisión Europea enfriaron las aspiraciones de España de tener una línea de liquidez de emergencia para sus bancos antes de que se desembolse el primer tramo de la ayuda de 100,000 millones de euros.

Aunque el acuerdo sobre la banca abría la posibilidad de recibir desde agosto hasta 30,000 millones para comenzar a recapitalizar bancos nacionalizados como Bankia, Catalunya Caixa y Nova Caixa Galicia, el propio ministro de Economía español dijo el pasado fin de semana que, por el momento, no se ha decidido utilizar estos fondos de emergencia.

TEMAS


España