Estados Unidos y la Unión Europea critican las trabas de Argentina ante la OMC

Reuters

Argentina recibió una andanada de críticas en la OMC, donde Estados Unidos, Japón, México, la Unión Europea y otros 10 países acusaron a la nación sudamericana de restringir arbitrariamente sus importaciones y le advirtieron que podrían tomar represalias.

Argentina está aplicando fuertes trabas a su comercio exterior, que incluyen medidas para entorpecer el ingreso de productos importados, con el fin de proteger un erosionado superávit comercial.

Una nueva normativa, en vigor desde el primero de febrero, exige para las importaciones un registro previo, y la revisión y aprobación de cada transacción importante, dijeron los críticos en un comunicado conjunto, entregado por el embajador de Estados Unidos ante el organismo, Michael Punke al Consejo de Mercancías de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

'Se ve que el nuevo sistema opera en los hechos como un mecanismo de restricción a todas las importaciones', dijo Punke durante una reunión en el consejo.

El grupo demandó que Argentina tome inmediatamente medidas para revertir sus políticas o se arriesgaría a futuras acciones en la OMC.

La difusión de un comunicado conjunto por parte del Comité de Mercancías de la OMC es un hecho inusual, dijo a Reuters un diplomático argentino con conocimiento de la situación, lo que demuestra el creciente malestar con el país sudamericano.

'No recuerdo haber visto algo así en la OMC. Es un procedimiento totalmente inusual', explicó la fuente diplomática. Agregó que el comunicado fue impulsado por Estados Unidos y la Unión Europea y dijo que también podría constituirse un panel contra Argentina.

La semana pasada, Estados Unidos anunció la suspensión de preferencias comerciales para Argentina debido a que el país se niega a pagar más de US$300 millones en fallos arbitrales por dos disputas de inversión.

Las políticas intervencionistas del Gobierno de la presidenta Cristina Fernández irritan a inversores, que se quejan de un constante cambio en las reglas de juego en el país. Argentina necesita preservar su superávit comercial, ya que no tiene acceso a financiamiento en los mercados internacionales de deuda desde el masivo incumplimiento de pago del 2001/2002.

El vicepresidente argentino, Amado Boudou, dijo que la política comercial argentina busca proteger a su industria.

'Esta es una política que le sirve a todos los argentinos: cuando nosotros estamos cuidando en la frontera algún producto es porque estamos cuidando el trabajo de los argentinos', aseguró.