Europa sigue al frente de entidades multilaterales, pero América Latina se abre su propio camino

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Europa, y en especial Francia, sigue dominando la escena de las decisiones en los organismos internacionales del mundo, con más personas como sus líderes que cualquier otro continente o país. Los latinoamericanos, sin embargo, parecen estar abriéndose camino.

Después de la renuncia de José Antonio Ocampo a la candidatura del Banco Mundial (BM) y la nominación de Angelino Garzón, vicepresidente de Colombia, a liderar la Organización Internacional del Trabajo (OIT), LR se dio a la tarea de examinar el panorama internacional en este tipo de entidades, y encontró que son los europeos quienes mantienen la mayor participación.

Entre 20 organizaciones internacionales, agencias más importantes de las Naciones Unidas y los organismos de crédito regionales, siete de los presidentes o directores generales son europeos, cuatro asiáticos y cuatro latinoamericanos.

Si bien es muy difícil que algunas instituciones adopten por jefes personas de otros países, como el BM y el Fondo Monetario Internacional, otras son más propensas al cambio, como la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La presencia de los latinoamericanos también ha variado. En la actualidad, un mexicano, José Angel Gurría, lidera la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) ; un chileno, Juan Somavía, la OIT; y un brasileño, José Graziano da Silva, la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Todos ellos, además, lo están haciendo después de una línea de antecesores europeos o norteamericanos.

Se debe aclarar que aquí no se podría incluir al actual presidente de Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno, pues los presidentes de este han sido latinos, al igual que en otros bancos de este tipo.

Para Jairo Velásquez, profesor de relaciones internacionales de la Universidad de la Sabana, la presencia de países por fuera de los desarrollados en estas posiciones tienen dos lecturas, una positiva y una más de política real.

'La positiva es que eso es un espacio que se han ido ganando los países latinoamericanos y que ha llevado a que se garantizara un acceso y una participación en lugares donde antes no había', explicó. 'La versión política es que las naciones que antes ostentaban este poder empiezan a negociar las posiciones por razones de participación en mercados, tratados, etc.', agregó.

En este último punto está de acuerdo Juan Manuel Osorio, decano del programa Relaciones Internacionales de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. 'La elección de todos estos candidatos son procesos políticos de negociación', aseguró.

Países con más posiciones
En cuanto a la contabilidad por países, los franceses siguen a la cabeza de la diplomacia internacional con 4 directores en la actualidad, entre los que sobresalen el FMI y la OMC.

A este le sigue Japón, que tiene su participación en tres organismos, si se tiene en cuenta el Banco Asiático de Desarrollo.

Estados Unidos, por su parte, en la actualidad solo tiene representación directa en una multilateral: el BM. Esta particularidad puede ser entendida por su pragmatismo característico.

'No es de su interés pero ellos cuidan muy bien quienes van a salir electos. Si es cercano a ellos, no importa de donde es su pasaporte. Prefieren mantener su distancia de algunas asuntos internacionales, pero les interesa la influencia', dijo Velásquez.

'Yo no diría que no le interesa los cargos, diría que tienen reticencias para estar en la cabeza de los organismos. Ellos buscan aliados para que los manejen y así puedan tener incidencia', comentó Osorio.

TEMAS


Europa - Latinoamérica