Exportadores uruguayos advierten trabajo arduo para derribar trabas venezolanas

Ripe

El presidente de la Unión de Exportadores (UE), Álvaro Queijo, dijo que ante el ingreso de Venezuela al Mercosur se deberá “trabajar mucho en solucionar” las dificultades que enfrentan empresas uruguayas a la hora de concretar sus exportaciones al país bolivariano.

Queijo adelantó en radio Carve que al ser Venezuela “un país muy cerrado”, las compañías uruguayas que le venden a empresas o al propio gobierno venezolano tienen “enormes dificultades para concretar sus negocios y después para hacerse de la cobranza de los mismos”.

“Creo que con el ingreso de Venezuela al Mercosur, debemos trabajar mucho en solucionar toda esa problemática y esas situaciones que Venezuela tiene de protección. Si nos quejamos de las de Argentina, las de Venezuela son (iguales a) las de Argentina más algunas muy dificultosas de solucionar”, advirtió.

Los problemas con el comercio venezolano pasan más que nada por problemas en el acceso de las divisas, explicó el titular de la UE. “Venezuela tiene un control cambiario muy fuerte, que hace que sobre todo el comercio de particulares se vea trancado; el gobierno también tiene algún problema para llegar a las divisas”, declaró.

En este sentido, manifestó que el ingreso del país caribeño al bloque “no va a cambiar nada” a la corriente comercial de lácteos, pollos u otros productos que hoy ya se comercializan con el gobierno venezolano. “Lo que sí puede cambiar un acuerdo de esta naturaleza es a otros sectores que hoy trabajan con privados venezolanos y les cuesta mucho lograr las autorizaciones venezolanas para, efectivamente, poder entrar al mercado”. 

No obstante, Queijo señaló que para profundizar la corriente de exportación del Estado venezolano no alcanza con firmar un acuerdo de entrada al Mercosur. Implica un cambio en la manera de operar de Venezuela con al menos los países del Mercosur. “Si Venezuela con Uruguay cambiase sobre todo la manera de acceso a la divisa podría sí generarse una corriente comercial importante, cosa que en lo que se firmó no está pactado”, afirmó.

Por su parte, la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) advirtió que el ingreso de Venezuela al bloque “no necesariamente mejorará las relaciones comerciales” con Uruguay, informó este miércoles El Observador.

Según un informe realizado por la cámara sobre la cumbre presidencial realizada en junio en Mendoza, se afirma que Uruguay ya cuenta con ventajas arancelarias que cubre lo principal de la oferta exportable a Venezuela. De todos modos la CIU reconoce que ambos países tienen economías “complementarias” con ventajas para Uruguay en el sector alimentos y de manufacturas livianas, mientras que Venezuela es productor de petróleo y otros recursos energéticos de los que Uruguay carece.

La CIU manifiesta que las ventajas podrían ser mayores si se desmantelan las restricciones que aplica Venezuela, que “no deberían existir”, lo que los industriales consideran poco probables.