Festivos no son tan malos para el PIB como se cree

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

La discusión sobre el perjuicio o beneficio que representan para la economía los días festivos o no laborales, tiene diferentes aristas, a veces irreconciliables. Los empresarios creen que es pérdida de dinero, mientras que para el turismo significa más ingresos y para algunos expertos el descanso mejora el rendimiento de los empleados.

Según un estudio realizado por la consultora Mercer en 62 países del mundo, Colombia es la nación de América Latina con más días feriados, con un total de 18 jornadas. Sin embargo, el número de días libres que por ley se debe otorgar a los empleados es de los más bajos comparados con los demás. De ahí que la proporción de días al año que no se trabaja en el país, no sea la más alta comparada con el resto del mundo.

El primer puesto en Suramérica se lo gana Brasil (con 39 días no laborables) y en Europa países como Austria (25 días de vacaciones por ley y 13 festivos), Malta y en menor medida, España (22 de vacaciones y 14 festivos).

En Estados Unidos y Canadá la legislación sobre las vacaciones varía de un estado a otro. Pero los festivos para los estadounidenses apenas son 10, excepto para Puerto Rico, donde la lista incluye las fiestas locales y nacionales, para un total de 21.

En el contexto de la crisis europea, y dado que esos países carecen de la capacidad de devaluar su moneda, la única forma que tienen para ser más competitivos es a través de aumentar la productividad.

Esto puso al descanso en la mira de los políticos. Tal fue el caso de Portugal, una de las economías más golpeadas, la cual recortó este año cuatro de sus 14 días festivos.

Pero los analistas señalan que no está claro cómo afectan los festivos a la economía de un país.

“No hay una relación estadística probada entre número de festivos y productividad”, dijo Juan Carlos Guataquí, economista de la Universidad del Rosario.

“En Europa, hay una relación entre religión y la flexibilidad laboral. Entre más protestante es el país al norte menos festivos hay, pero hasta ahí”, agregó.

Ahora bien, los días no laborales pueden golpear al sector empresarial de un país por una menor producción pero, por ejemplo, el sector turismo se verá más beneficiado, tanto para hoteles y agencias, como para el comercio de las ciudades turísticas. Esto es un movimiento a favor del PIB. Por ello, las opiniones sobre este tema varían dependiendo del sector.

Para los expertos en recursos humanos, los festivos ayudan a la productividad del trabajador. “En mi opinión, la suma de festivos y vacaciones no tiene un efecto fundamental sobre la productividad y la competitividad”, dijo Andrés Rico, director de capital humano para la Región Andina de Mercer.

“Está demostrado que los empleados más descansados, que tienen un mejor balance entre el trabajo y el esparcimiento, son más productivos porque tienen mayor estímulo”, agregó. Para Rico, el truco está en encontrar un punto de equilibrio para no afectar la productividad.

“Sería mejor eliminar los festivos y dar más vacaciones. Eso compensa la cosa”, piensa Stéfano Farné, director del Observatorio del Mercado de Trabajo de la Universidad Externado.

“Los efectos de la productividad nadie los ha calculado. Pero cada empresa sabe cuanto le vale”, sumó.

Por parte de los empresarios, la pérdida de producción en un día festivo es evidente. “En un mundo globalizado tenemos que ser competitivos. No es posible que la economía colombiana sea competitiva con el número de días festivos que tiene”, dijo Álvaro Gómez Jaramillo, presidente de Productos Químicos Panamericanos (PQP).

Gómez calcula que PQP deja de facturar más de $700 millones en cada día festivo. “Menos festivos aumenta los salarios de las personas porque va a haber más productividad. Se dice que los festivos son buenos para el turismo, pero si no hay buenos sueldos, no hay turismo”, dijo.

En efecto, para la presidenta de La Asociación de Agencias de viajes y turismo (Anato), Paula Cortés Calle, “los días festivos son un beneficio, lo que se percibe en el sector de las agencias de viaje y el turismo, es que viajeros aprovechan tienen día adicional para un viaje corto dentro de Colombia. Por eso vendemos más paquetes”.

Sin embargo no todos los de la industria turística consideran que los festivos son buenos.

“Bogotá es una ciudad muy sola en los fines de semana con festivos y la ocupación hotelera cae dramáticamente. Son 3 noches de 7, es decir, casi 40%, donde se pierde dinero”, dijo Orlando Salazar, presidente de la Sociedad Hotelera Tequendama.

El beneficio de la Ley Emiliani

Entre académicos y empresarios todavía aplauden los beneficios de la llamada Ley Emiliani, la cual estableció que 10 de los 18 festivos de Colombia fueran trasladados al lunes siguiente. La ley fue llamada así por su gestor Raimundo Emiliani Román y expedida en 1983, con la ídea de que los tres días juntos sería mejor para el descanso y el turismo dentro del país.

“Me parce inteligente la ley de Emiliani, el pasar al lunes los festivos porque tiene efecto sobre la productividad y el turismo. Es mejor un lunes que a mediados de la semana”, dijo Stéfano Farné, director del Observatorio del Mercado de Trabajo de la Universidad Externado.

Las opiniones

Álvaro Gómez
Presidente de Productos Químicos Panamericanos

“En un mundo globalizado tenemos que ser competitivos. No es posible que la economía colombiana sea competitiva con el número de días festivos que tiene”.

Andrés Rico
Director de Capital Humano para la Región Andina de Mercer

“Está demostrado que los empleados más descansados, y que tienen un mejor balance entre el trabajo y el esparcimiento, son más productivos porque tienen mayor estímulo”.

TEMAS


PIB