Fitch baja la nota de Santander y BBVA, pese al rescate a España

Ripe

A pesar del rescate anunciado para la banca española, la agencia de calificación ha rebajado la nota de los dos grandes bancos españoles como consecuencia de la degradación la semana pasada del ráting soberano de España. El recorte ha sido de dos escalones, hasta ‘BBB+’ y mantiene la perspectiva en negativo.

Fitch también ha degradado un escalón la nota de la filial británica de Santander, hasta A, desde A+, aunque en este caso mantiene la perspectiva estable. La agencia también ha aplicado rebajas a otras filiales españolas del banco presidido por Emilio Botín, así como a varios instrumentos de emisión de Santander y BBVA. Tras la rebaja de hoy ambas entidades se quedan a tres escalones del bono basura.La agencia explica que la rebaja a ambas entidades se debe al recorte que aplicó Fitch la semana pasada a España, ante las previsiones de que la economía siga en recesión lo que queda de año y durante 2013. La previsión inicial de Fitch apuntaba a una ligera recuperación en 2013.En su nota la agencia destaca que pese a la rebaja aplicada hoy, la calificación de BBVA y de Santander está un escalón por encima de la nota de España (BBB), algo poco habitual y que se debe a la diversificación geográfica de sus negocios, así como a su fortaleza financiera y a su capacidad para absorber los impactos del crédito.”Es excepcional que un banco cuente con un rating por encima del de su país de origen”, señala Fitch. La agencia señala que pese a tener una nota mejor a la de España, se trata de un único escalón porque ambas entidades poseen importantes carteras de deuda soberana y su rentabilidad y la calidad de sus activos están muy expuestas a la situación económica de España.Fitch también añade que las perspectivas de crecimiento en los países emergentes en los que Santander y BBVA están presentes se han revisado a la baja, aunque cree que los ingresos de estos mercados seguirán contribuyendo de forma significativa.Fitch recuerda que, según sus propias pruebas de estrés, la banca española necesitaría 60.000 millones, y Santander y BBVA están mucho mejor preparados que otros competidores para asumir deterioros de su cartera con sus propios resultados o reservas.El jueves de la semana pasada Fitch bajo en tres escalones la nota de España, desde A hasta BBB, dejándola a dos escalones del bono basura. Las razones de esta agresiva rebaja, según explicó la agencia de calificación, fueron los probables costes fiscales de la reestructuración y recapitalización del sistema bancario español, que Fitch cifró en una horquilla de entre 60.000 millones y 100.000 millones. Esta última es la cifra que los ministros de Finanzas de la zona euro acordaron dar a España para sanear su sistema financiero.La agencia cree que los 100.000 millones de la línea de crédito europea a España serían suficientes incluso ante una crisis inmobiliaria como la de Irlanda. Fitch mantiene que la banca española necesita alrededor de 60.000 millones para terminar su saneamiento. Si España utilizara este importe del total de los 100.000 millones que le prestará Europa, la relación entre deuda y PIB se situaría en el 95% para 2015, según afirma la agencia en una nota enviada hoy.