Gasto real sigue estancado en EE.UU. mientras mercado laboral mejora

Reuters

El crecimiento de la actividad manufacturera estadounidense se desaceleró sorpresivamente en febrero y el gasto del consumidor ajustado por inflación permaneció estable por tercer mes consecutivo en enero pese a una mejora del mercado laboral, mostraron cifras publicadas el jueves.

El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM por sus siglas en inglés) dijo que su indicador sobre la marcha del sector fabril bajó a 52,4 el mes pasado frente a una cifra de 54,1 en enero. La caída tomó por sorpresa al mercado, que esperaba un alza a 54,5.

El índice de febrero del ISM ofrece una señal tentativa de que los problemas externos podrían estar comenzando a afectar a la industria norteamericana.

'Los constantes problemas globales son parte de lo que estamos viendo en el número de hoy', dijo Christopher Low, economista de FTN Financial en Nueva York.

Y si bien la mejora del mercado laboral plasmada en una baja de las solicitudes semanales de subsidio por desempleo- parece estar dando un impulso a los ingresos de los estadounidenses, el Departamento de Comercio dijo el jueves que la inflación y los impuestos absorbieron cualquier alza del ingreso en enero.

'Las cosas no son tan prometedoras y el consumidor aún enfrenta significativos vientos en contra', comentó Ray Attrill, director de estrategia cambiaria para Norteamérica en el banco BNP Paribas en Nueva York.

Las acciones estadounidenses frenaron sus alzas tras conocerse el índice ISM, mientras que los precios de los bonos del Tesoro redujeron sus pérdidas.

El gasto del consumidor y una fuerte alza de los inventarios ayudaron a que la economía estadounidense creciera a una tasa anual del 3% en los últimos tres meses del 2011, su máximo nivel de expansión en más de un año.

Pero el informe del jueves mostró que de acuerdo a algunas mediciones, el gasto quizás ha comenzado a menguar. El gasto subió un 0,2% en enero, levemente por debajo de las expectativas de los analistas.

Sin embargo, la cifra de gasto se mantuvo plana al ajustarla por inflación, tal como sucedió en diciembre y noviembre.

Eso empaña el escenario económico, ya que las compras de las familias, desde televisores hasta comidas en restaurantes, son un importante motor del crecimiento.