Glencore posterga oferta de US$26.000 millones por Xstrata

Reuters

La operadora global de materias primas Glencore pospuso el miércoles su oferta de US$26.000 millones por la minera Xstrata, luego de que un accionista clave de Qatar hiciera una tardía demanda de mejores condiciones en el acuerdo.

La intervención qatarí puso el pacto contra las cuerdas, ya que llevó a una serie de accionistas a rememorar sus propias preocupaciones, vinculadas con el elevado pago ofrecido a los ejecutivos y temores a que la alianza decida entrar en negocios más riesgosos.

Qatar Holding, que estuvo en silencio durante meses mientras acumulaba la segunda mayor participación en Xstrata, dijo el martes en un sorpresivo comunicado que apoya los principios del acuerdo, pero quiere 3,25 acciones nuevas de Glencore por cada título de Xstrata, por encima de la oferta de 2,8 papeles por cada uno de la minera.

'Aplausos para los qataríes', dijo a Reuters Richard Buxton, jefe de acciones británicas de Schroders. 'Hemos dicho todo este tiempo que la proporción era equivocada por lo que ahora tienen que mejorar los términos o ver cómo es rechazado el acuerdo', agregó.

Glencore tiene hasta la noche del hoy para hacer cambios a los términos del acuerdo y que sus accionistas aprueben la fusión a mediados de julio y permitan sellar el pacto en el tercer trimestre, como estaba planeado originalmente.

La empresa dijo que pospondría su encuentro con los accionistas, que sería el 11 de julio. Xstrata indicó que convendría una nueva reunión cuando los papeles de la oferta hayan sido actualizados y ahora espera que el acuerdo se complete a comienzos de octubre.

Los nuevos encuentros con accionistas probablemente serán pactados un mes más tarde, señaló un asesor de situaciones especiales de fondos de cobertura.

Además, los inversores se han manifestado descontentos con los paquetes ofrecidos para retener a los máximos ejecutivos de Xstrata, entre los que se cuenta el pago extra de 29 millones de libras esterlinas (US$45 millones) durante tres años para asegurar la permanencia del presidente ejecutivo Mick Davis.

Por su parte, Xstrata revisó los términos de su controvertido esquema de pagos para la retención de su personal gerencial, ofreciendo recompensas ligadas a metas de ahorro y pagos completamente que ahora serían pagadas en acciones, no en efectivo.