Gobierno de Argentina enfrenta escasez tras la sanción a YPF

Ripe

El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner quiere que la empresa estatal de Energía en Argentina, Enarsa, cubra con importaciones los faltantes de gasoil que se producirán durante el año en las estaciones de servicio.

En especial se verán afectadas las proveedoras de gasolina de de YPF que tienen el 60% del mercado. La imposibilidad que tiene la empresa de los Eskenazi y la española Repsol de adquirir dólares para pagar sus compras en el exterior, tras las sanciones impuestas por el gobierno, disminuyen su producción. Para concretar el nuevo capítulo de la disputa contra YPF, que tiene como doble objetivo de mejorar el abastecimiento del mercado y quitarle espacio a la ex petrolera estatal, el ministro de Planificación, Julio de Vido, ya eligió socios.

Se trata de los pequeños y medianos empresarios propietarios de estaciones de servicio, a quienes les interesa más tener existencias (stock) para sacar provecho de las crecientes ventas que el origen de los combustibles.

En el sector hay reacciones encontradas ante la propuesta oficial. Por un lado, les resulta seductora, dado que tendrían producto, que suele faltar, a un precio accesible. Pero temen la reacción de sus proveedoras habituales , que difícilmente dejen llenar los tanques con producto no autorizado por ellas.