Gobierno español descartó la posibilidad de un corralito

Expansión

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, aseguró que en España no habrá corralito, porque además es ‘técnicamente imposible’ que ocurra.

Montoro rechazó así la teoría del Nobel de Economía Paul Krugman y agregó que 'en la inteligencia de todos' está el hacer pronósticos que no perjudiquen a los países.

De la misma forma, resaltó la importancia de ser prudente en las declaraciones, también cualquier premio Nobel, porque 'sencillamente el corralito es técnicamente imposible'.

Según Montoro, el año que viene España estará viendo la luz al final del túnel dentro del euro y con el apoyo de todas las instituciones europeas.

Montoro dijo que el Gobierno contrasta todas las medidas que aprueba con los socios y las instituciones europeas, así que no necesita 'más presión de nadie'.

En este sentido, explicó que el proyecto de España es el del euro, lo que supone apostar por la estabilidad económica y presupuestaria y está 'reñido' con hacer trampas en solitario.

Así, Montoro aseveró que las dudas que a veces se siembran 'no tienen ningún sentido' y reiteró que el Gobierno trabaja 'con toda franqueza y lealtad' para el proyecto europeo.

'Vamos a hacer lo que tenemos que hacer porque nos conviene. La única salida de la crisis es el euro', ha dicho el ministro, para quien la solución es 'crítica y difícil', pero 'soluble'.

El ministro de Hacienda aclaró que vigilará a todas las comunidades autónomas y ha garantizado que las que no cumplan en estos momentos los objetivos lo acabarán haciendo en el futuro.

Por otro lado, Montoro descartó la posibilidad de relajar los objetivos de déficit asumidos por España y ha recordado que un país tan endeudado lo que tiene que hacer es frenar el saldo negativo de las cuentas públicas.

A su parecer, la política de crecimiento pasa por el equilibrio y el saneamiento de las cuentas porque es necesario crecer sobre una economía 'saneada y bien financiada'.

En este sentido, ha resaltado la necesidad de hacer reformas y reducir los servicios públicos, ya que a España no le conviene convertirse en el hospital del mundo. 'Servicios públicos transparentes y financiables',dijo.

TEMAS


España - Gobierno