Grecia lucha por no perder su rescate, mientras la UE lo pospone

La zona euro examina formas de retrasar partes o la totalidad del segundo rescate a Grecia y aún así evitar que el país caiga en una moratoria, pese a que el líder conservador griego envió una carta al FMI y la UE prometiendo respetar los términos del programa.

Las postergaciones probablemente se extenderían hasta que Grecia realice elecciones previstas en abril.

Aunque la mayoría de los elementos del paquete de asistencia de 130.000 millones de euros han sido establecidos, los ministros de Finanzas de la zona euro no están convencidos de que los líderes políticos griegos estén lo suficientemente comprometidos con el rescate.

El programa de asistencia requiere que Atenas realice nuevos recortes fiscales e introduzca reformas laborales profundamente impopulares. El líder conservador griego, Antonis Samaras, envió el miércoles una carta a la Unión Europea y al FMI comprometiéndose a implementar los términos de un nuevo programa de austeridad en caso de llegar al poder, dijo su partido Nueva Democracia.

En su carta, Samaras también prometió apegarse al rescate original de Grecia del 2010, el MoU, además de cumplir con los términos del actual salvataje, llamado MEEP (por sus siglas en inglés).

'Si Nueva Democracia gana la próxima elección en Grecia, seguiremos comprometidos con los objetivos, metas y políticas clave del programa, tal como fue descrito en el MoU/MEFP', escribió.

Pero las autoridades del bloque del euro tampoco están seguras de que el ratio del deuda en relación al PIB de Grecia, que actualmente se ubica en un 160%, pueda ser reducido a un 120 por ciento para 2020 con el acuerdo, tal como fue exigido por la troika de prestamistas de la Comisión Europea, el FMI y el Banco Central Europeo.

'Hay propuestas para retrasar el paquete griego o dividirlo, de modo que se evite una bancarrota inmediata, pero no todo está comprometido aún', dijo a Reuters un funcionario antes de una teleconferencia de los ministros de Finanzas del bloque más tarde en el día.

'Ellos discutirán las opciones (…) Existe presión de varios países para postergarlo hasta que haya un compromiso concreto por parte de Grecia, que podría no producirse hasta después de las elecciones', añadió.

Alemania, Finlandia y Holanda están entre los países que presionan por postergar el programa de ayuda financiera, indicando que la aprobación final sólo debería ser entregada después de que se realicen elecciones.

Bajo la propuesta, un acuerdo de canje de deuda entre Grecia y tenedores privados de bonos griegos que apunta a reducir la deuda de Atenas en 100.000 millones de euros , sería implementado en las próximas semanas.

 

TEMAS


Grecia