Grecia sostiene que llevará a cabo reformas y privatizaciones para rescate financiero

Reuters

El nuevo ministro de Finanzas de Grecia prometió hoy llevar a cabo las reformas y privatizaciones exigidas bajo un rescate financiero en un intento por recobrar la credibilidad de sus socios internacionales y mantener a flote al país.

En su primer discurso sobre políticas desde que asumió el cargo, el respetado economista Yannis Stournaras reiteró el plan del Gobierno de solicitar a los prestamistas dos años adicionales para implementar medidas de recorte de déficit, citando una recesión más profunda de lo previsto en el país.

Pero también advirtió de un duro camino en adelante para lograr convencer a los prestamistas de la troika formada por la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo para ofrecer a Grecia más tiempo y dinero.

"Las negociaciones no serán rápidas, serán largas y arduas", dijo al Parlamento durante un debate antes de un voto de confianza en el Gobierno el domingo.

"Se requiere de tiempo adicional debido a que la recesión fue mayor de lo esperado. La extensión (de tiempo) significa que alguien tendrá que darnos más dinero y esto no es simple", agregó.

También advirtió que el país, al borde de la bancarrota, pone en riesgo un gran acuerdo si no logra alcanzar las metas que prometió al firmar el pacto.

"Grecia debe llevar a cabo las medidas que ya ha votado como parte de su presupuesto 2012 de modo que se mueva hacia las metas con las que se ha comprometido y evitar perder más de su credibilidad y arriesgar el próximo tramo de ayuda", dijo Stournaras.

En medio de la ira pública y de una firme oposición, el nuevo Gobierno griego liderado por conservadores ha prometido impulsar cambios en el impopular acuerdo de rescate financiero de 130.000 millones de euros (US$162.600 millones) que mantiene al país fuera de la bancarrota.

Pero ello ha llevado a Grecia a una confrontación con sus cada vez más impacientes prestamistas, cuyos inspectores esta semana iniciaron su primera visita a Atenas desde que asumió el Gobierno.

Enfoque de privatizaciones

Atenas, que se quedaría sin liquidez en semanas sin una ayuda adicional, está lejos de las metas acordadas y funcionarios de la zona euro han advertido que el país no recibirá más ayuda hasta que se encamine correctamente a las reformas.

Buscando mitigar algunas de esas preocupaciones, Stournaras dijo que Grecia está comprometida a llevar a cabo un ambicioso plan de privatización, aunque con un retraso debido a la elecciones, así como reformas estructurales, incluyendo acabar con la burocracia, liberalizar la economía y mejorar la eficiencia en el sistema judicial.

La agencia de privatizaciones aceptará bonos del Gobierno griego como pago en un intento por alentar la inversión, sostuvo Stournaras.

"Las privatizaciones son el pilar fundamental de las reformas estructurales y un impulsor central del crecimiento de la economía, a través de las inversiones, y por tanto, una de las principales prioridades para el Gobierno", agregó.

Stournaras también prometió dar un giro a la economía a través del uso de fondos de la Unión Europea y esfuerzos por impulsar la competitividad.

También destacó algunas señales iniciales de esperanza para el vacilante sistema bancario griego, confirmando un "significativo" retorno de depósitos desde la elección del 17 de junio.

Los griegos retiraron miles de millones de euros de los bancos antes de las elecciones de junio ante los temores de que la victoria de la izquierda alentara la salida de Atenas de la zona euro.

Tiempo adicional

Más temprano el sábado, el líder socialista Evangelos Venizelos también defendió la idea de que el Gobierno necesita de tiempo adicional para implementar los recortes de austeridad en una reunión con funcionarios de la troika que visitan Atenas.

Venizelos, cuyo partido PASOK es uno de los tres en la coalición de Gobierno de Grecia, negoció el rescate cuando él era ministro de Finanzas en un Gobierno anterior, pero desde entonces ha llamado a un plazo de tres años para implementar cortes incluidos en el plan de rescate.

Inspectores de la troika saldrán de Atenas en los próximos días después de reunirse con ministros del nuevo Gobierno y se espera que regresen más tarde en julio para sostener discusiones con el avance de Grecia en el cumplimiento de sus metas.

Un sondeo de opinión de Metron Analysis publicado el sábado por el semanario Ependytis mostró que los griegos están igualmente divididos sobre si el país debería aceptar los términos del rescate o desecharlos.

La encuesta mostró que un 48% está a favor de continuar con el rescate y los esfuerzos por mejorarlo, mientras que otro 48% siente que debería ser abandonado por haber fracasado.

TEMAS


Grecia