Gremios del Mercosur se reunirán por trabas argentinas

Preocupado. Ésa es la mejor definición para el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Carlos Eugenio Jorquiera, luego de que el gobierno argentino determinara desde el 1 de febrero pasado, que las importaciones en ese país deben pasar por una ventanilla única, previa declaración jurada de lo que se quiere internar al país.

El creciente desequilibrio en la balanza de pagos le está pasando la cuenta a la actual administración de Cristina Fernández y la necesidad de retener divisas ha sido superior a los acuerdos comerciales. Por esta razón, desde Chile, la CNC intenta tomar cartas en el asunto de la mano con la Cancillería y con el embajador chileno en ese país, Adolfo Zaldívar, quien se encontraba de vacaciones en Chile y ha debido ocuparse de este tema. 'Se ha producido una restricción grave y preocupante del comercio exterior de Argentina y sobre todo en lo que dice relación con sus importaciones. Qué va a ocurrir: vienen las represalias de los distintos países, suponemos que va a imperar la cordura entre las autoridades', subraya Jorquiera.

Agrega que si bien se sabía sobre los problemas de Argentina en su balanza de pagos, cuando se implementó la medida, 'nadie sabía cómo iba a operar este asunto, quiénes iban a ser los funcionarios a cargo de ello. Ese señor que tenía convenida una importación desde Chile, desde Brasil, desde Perú, tuvo que llamar a sus proveedores diciéndoles `no me embarquen`', comenta.

Aunque para Chile las exportaciones hacia Argentina sólo representan un 1,5% del total de envíos, Jorquiera convocó personalmente a los gremios del comercio del Mercosur, a una reunión durante los primeros días de marzo.

'Hablé con los principales presidentes de cámaras de comercio de Argentina. Ellos están con sus salas de reuniones llenas de empresarios y comerciantes y no saben cómo dar un primer paso para importar. Se les ha dicho incluso `¿por qué no exportan ustedes? Imagínese se le dice a una importadora ¿por qué no exporta algo? Usted no tiene idea a quién exportarle.'.

Agrega que la convocatoria ha sido un éxito, que todos los países ofrecieron ser sede y que lo más problemático es que es probable que en los próximos días 'Van a haber barcos que no van a poder dejar su mercadería', concluyó.