Hollande llega al poder en medio de tensiones

Reuters

Los mercados está a la expectativa de lo que pueda pasar desde hoy en adelante con el gobierno francés, una vez se posesione el nuevo presidente, el socialista François Hollande.

Después de su victoria en las elecciones de Francia el pasado 6 de mayo, Hollande no tuvo mucho tiempo para celebrar pues hoy asume funciones como mandatario de un país que se tambalea entre la austeridad y el Estado más grande de la euro zona por sus gastos.

Desde que el socialista ganó la primera vuelta de las elecciones se ha especulado sobre qué le deparará al país bajo un mandato, en especial porque ha dicho que aumentará el gasto público, subirá los impuestos a las grandes fortunas y renegociará los tratados de austeridad de la Unión Europea.

'Los mercados siguen pendientes de lo que pueda pasar. En la política una cosa es el proceso de la campaña y otra es cuando se ponen los pantalones de presidente', dijo Andrés Pardo, Gerente de investigaciones económicas de Corficolombiana.

'Muchas de las promesas que él hizo no la va a poder cumplir. La presión de los mercados y el resto de la zona euro se lo van a impedir al mostrarle el problema que trae la falta de confianza', agregó.

Sin embargo, hay otros que no creen que los mercados ejerzan tanta fuerza como para hacerlo renunciar de las medidas que propuso.

'Aún se está a la espera de sus posiciones. (Hoy) estaremos pendientes de sus declaraciones. Pero él ya debe tener un plan de gobierno definido que no cambiaría ante la presión', dijo Vanessa Santrich, analista internacional de Ultrabursátiles.

El abrazo del billón de euros
Altas expectativas tienen los inversionistas en el resultado que tenga la reunión del nuevo presidente de Francia y la canciller alemana Ángela Merkel, quien ha dicho que lo esperará con los brazos abiertos.

El primero representa el sentimiento en contra de la austeridad y la segunda se ha mostrado como la madre de los recortes en la zona euro.

'Alemania y Francia han sido los que lideraron este proceso de medidas de austeridad y la preocupación era que el nuevo presidente se descarrilara. Pero creo que Alemania va a insistir', comentó Pardo.

El Socialismo francés, partido de Hollande, dijo el domingo que los planes de austeridad están empujando a la Unión Europea a la ruina económica e instaron a Alemania a aceptar cambios en el presupuesto, creando tensiones pocos días antes de que el presidente electo viaje a Berlín.

Hollande visitará poco después de la ceremonia a la canciller alemana en su primer viaje al extranjero programado para destacar la continuidad de las relaciones franco alemanas.

Merkel dijo que el viaje no saldría ninguna decisión política y ambos líderes, que nunca se han reunido, lo han descrito como un encuentro de bajo perfil para conocerse y compartir puntos de vista sobre la situación europea antes de una cumbre de líderes a fines de junio.

Pero el partido de Hollande, que podría contar con el apoyo de los verdes y la extrema izquierda para gobernar, subió la apuesta y la presión sobre el nuevo presidente para actuar rudo vilipendiando el liderazgo de Merkel y poniendo en evidencia la necesidad de reexaminar el pacto.

'Ella (Merkel) no puede ser la única que decida el destino de Europa sobre la base de intereses alemanes', dijo el portavoz del partido socialista, Benoît Hamon, en France 3 television.

Derrota suaviza el mensaje de Merkel ante la oposición
La canciller alemana, Angela Merkel, insinuó ayer un posible compromiso con la oposición en torno al pacto fiscal de la Unión Europea, después de la derrota electoral que tuvo su partido, la Unión Cristiano Demócrata (CDU), en los comicios regionales de Renania del Norte de Westfalia, según informó la agencia Efe.

La canciller dijo que se reunirá con los partidos de la oposición alemana que salieron victoriosos para hablar sobre la ratificación del pacto fiscal y su complemento con un programa de crecimiento. La ratificación del pacto implica una reforma de la constitución alemana.

TEMAS


Elecciones 2018 - Francia