Hollande promete revivir economía Francia en 2 años

Reuters

El presidente francés, François Hollande, prometió el domingo reactivar la estancada economía del país cerca del 2014 y se puso como plazo el fin de año para completar una reforma al mercado laboral.

La promesa, hecha al país en una entrevista transmitida por televisión en el horario de mayor audiencia, se da a los cuatro meses de su presidencia debido a una caída de sus índices de aprobación y a rumores de inercia que lo han obligado a mostrarse más proactivo sobre la economía.

 
"Estoy en una batalla y no miraré hacia atrás", dijo. "Estoy fijando un calendario (…) dos años para crear una política para el trabajo y la competitividad. Estoy acelerando", sostuvo.
 
El discurso de Hollande apuntaba claramente a cambiar la percepción de que no está actuando con la suficiente rapidez.
 
"Sé hacia dónde voy. Asumiré toda la responsabilidad y hablaré frecuentemente con el pueblo francés", declaró.
 
Hollande, cuyo desafío más inmediato será hallar US$38.400 millones en ahorros en el presupuesto 2013, dijo que el Gobierno rebajaría su estimación de crecimiento para el próximo año a un 0,8% desde un 1,2%.
 
"El crecimiento se ha estado reduciendo por varios meses. Nosotros estaremos justo sobre el cero por ciento en 2012 (…) así que he pedido al Gobierno que base sus predicciones en estimaciones realistas. Será inferior al 1%, probablemente un 0,8%", declaró.
 
Se espera que el presupuesto sea el más austero en 30 años, mientras Francia intenta alcanzar una meta de déficit del 3 por ciento del producto interno bruto el próximo año o se arriesgaría a perder la confianza de los inversores.
 
Será presentado en una reunión de gabinete el 28 de septiembre, que ha sido postergada en dos días para permitir que Hollande viaje a la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York.
 
Cae aprobación 
 
Hollande dijo la semana pasada que manteniendo el gasto estatal estable el próximo año en términos nominales, excluyendo revisiones en la deuda y pagos de pensión, su Gobierno ahorraría $10.000 millones de euros en cifras ajustadas por inflación.
 
No obstante, ello asciende a apenas un tercio de los más de 30.000 millones de euros en ahorros que Hollande refiere se necesitan para alcanzar una meta de déficit el próximo año y mantenerse en curso para equilibrar el presupuesto para fines de su mandato de cinco años.
 
Con su Gobierno negándose a recortar empleos, el monto del ajuste tendrá que provenir de alzas tributarias.
 
Él dijo que los restantes $20.000 millones de euros vendrían de aumentos de impuestos a las compañías y a las familias más ricas.
 
"Es un esfuerzo considerable, nunca se ha hecho en la historia de la Quinta República, pero es mi responsabilidad", refirió.
 
Luego de ganar la elección de mayo con un 51,6% de los votos, los índices de Hollande han caído por debajo del 50% en menos de la mitad del tiempo que le tomó a Sarkozy perder el favor de la gente.
 
Un sondeo BVA publicado por Le Parisien el domingo sugirió que casi un 60% del pueblo francés está "relativamente descontento" con el comienzo del presidente, comparado con el 34% del 31 de mayo. Un segundo sondeo de la consultora Opinionway mostró que su popularidad cayó 14 puntos a un 46% desde junio.
 
Hollande dijo que espera que el desempleo, que está en máximos de 13 años, comience a caer dentro de un año a medida que sus propuestas creen 80.000 trabajos subsidiados y contrate a 60.000 personas en el sector de educación y cuando comience a operar el llamado "contrato generación", que alienta a las empresas a contratar a jóvenes trabajadores.